Público
Público

El PP se hace con el mapa del poder local gracias al vuelco del 22-M

Los conservadores gobernarán en 34 capitales. El PSOE afea a IU haber permitido 45 alcaldías del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Pincha sobre el gráfico para ver en grande

El terremoto electoral del 22-M se hizo visible ayer en la jornada de constitución de los casi 8.116 ayuntamientos en medio de las protestas de los indignados. El mapa de España ya es azul. El extraordinario poder acumulado por el PP y la irrupción de Bildu como actor protagonista en la política vasca, apuntalada por los desacuerdos entre PP, PSE y PNV, son los dos rasgos más llamativos de la nueva administración local que acaba de arrancar su andadura.

Los conservadores gobernarán en 34 consistorios (el 68% del total) y el PSOE, en nueve (18%). Otras formaciones tendrán el control de siete (14%), entre ellas Bildu, que se pone al frente del Ayuntamiento de San Sebastián.

Hay que remontarse hasta 1995 para encontrar un reparto del poder similar. En aquel annus horribilis para los socialistas, el PSOE sólo consiguió el bastón de mando de cinco ayuntamientos de capitales, frente a los 38 de los conservadores. Otras formaciones, sobre todo nacionalistas, dirigieron los siete gobiernos locales restantes.

El poder del PSOE ha quedado considerablemente reducido, al haber obtenido el 27,79% de las papeletas, siete puntos menos que en 2007. Pero también IU, que el 22-M logró el 6,36% de los sufragios frente al 5,48% de hace cuatro años, y ha sido desalojado del ayuntamiento de Córdoba.

Con menos mayorías absolutas y más simples, las fuerzas de izquierdas mostraron ayer su desunión. Los socialistas denunciaron ayer que la actitud de IU, a la que acusan de hacer pinza con el Partido Popular, ha favorecido la constitución de al menos 45 alcaldías conservadoras. Entre otras, destacan Coslada (Madrid), Hellín (Albacete), Carmona (Sevilla) y Montilla (Córdoba). A cambio, apuntan desde el PSOE, la federación gana 15 consistorios 'gracias al apoyo del PP'. En total, subrayan, más de 400.000 ciudadanos tendrán alcalde del PP gracias a Izquierda Unida.

El PSOE ha pasado de 23 grandes ciudades a nueve, seis sin mayoría

Por contra, Cayo Lara, el líder de IU, aseguró ayer en San Fernando de Henares (Madrid) que la dirección federal que preside 'se ratifica en que no permitirá gobiernos de derechas', aunque precisó que las 'políticas de derechas no sólo las hace el PP'. Sin embargo, hasta ahora la cúpula siempre había advertido que no dejaría gobernar 'al PP', 'ni por activa ni por pasiva'. 'Da la impresión de que en lugar de reflexionar sobre el descalabro sufrido, el PSOE pretende ganar en los medios lo que no ha ganado en las urnas', señaló.


Los electores mostraron mayoritariamente su apoyo al PP el 22-M en la mayoría de los municipios, pero especialmente en las ciudades. Así, una vez finalizado el escrutinio el día de los comicios, los conservadores habían asegurado el gobierno local en 31 de las 50 capitales de provincia. El PSOE, sin embargo, sólo tenía asegurados tres ayuntamientos: Cuenca, Lleida y Soria. En las tres plazas consiguió más del 40% de los votos y los candidatos Juan Ávila, Ángel Ros y Carlos Martínez fueron investidos alcaldes ayer.

Por su parte, los conservadores no sólo consolidaron el poder municipal de sus feudos tradicionales como Valencia, Madrid o Castilla y León, sino que lo ampliaron al conquistar plazas provinciales significativas. Es el caso de la capital de A Coruña o Sevilla, territorios tradicionales del PSOE, o el de Córdoba, bastión municipal para Izquierda Unida.

Con el 43,62% de los votos, el PP se hizo con el consistorio de A Coruña por mayoría absoluta y rompió la hegemonía socialista de las últimas décadas. Ayer, el conservador Carlos Negreira tomó el relevo del socialista Javier Losada y se convirtió en el cuarto alcalde de la capital coruñesa tras Francisco Vázquez y el nacionalista Domingos Merino.

Lara: 'El PSOE pretende ganar en los medios lo que no ganó el 22-M'

El PSOE también ha sido desbancado del Ayuntamiento de Sevilla, donde tomó posesión Juan Antonio Zoido ayer en presencia del líder del partido, Mariano Rajoy, gracias al respaldo del 49,31%. Los conservadores regresan a este consistorio, que dirigieron en la legislatura 1995-1999.

En Albacete cuyo ayuntamiento ha dirigido el PSOE en la última década, la socialista Carmen Oliver cedió ayer el bastón de mando a la conservadora Carmen Bayod.

Junto a estas conquistas históricas, el PP ha recuperado algunos territorios que el PSOE logró arrebatarle en 2007, como las alcaldías de Palma y de León. El conservador Mateu Isern relevó a Aina Calvo en la capital balear y Emilio Gutiérreza Javier Fernández, en la leonesa.

La única capital de provincia que salió de las urnas con mayoría absoluta de otra fuerza política es Bilbao, donde el PNV logró el 44,1% de los votos y 15 de los 29 concejales en juego. El reelegido alcalde de la capital de Vizcaya, Iñaki Azkuna, ha conseguido su primera mayoría absoluta, si bien repite en el cargo por cuarta vez. Desde 1999 Azkuna había desempeñado el cargo con el apoyo de diferentes formaciones.

Entre todos los municipios, otras formaciones que no son PSOE o PP también lograron mayorías absolutas. En concreto, 1.359 localidades, que representan el 16,7% .


En siete capitales de provincia, los gobiernos municipales se han constituido por el acuerdo entre dos o más fuerzas políticas. De hecho, mediante esta fórmula democrática, el PSOE sumó cuatro nuevos ayuntamientos en Zaragoza, Lugo, Ourense y Segovia; el Bloque Nacionalista Galego (BNG) revalida así la alcaldía de Pontevedra; Coalición Canaria (CC), Santa Cruz de Tenerife; y UPN, Pamplona.

Los conservadores no han formalizado ningún pacto en las capitales donde fueron la lista más votada y no lograron mayoría absoluta. No obstante, el PP ha dado su apoyo al candidato de Unión del Pueblo Navarro (UPN) en Pamplona, Enrique Maya, que encabezaba la lista más votada. Hasta la pasada legislatura los conservadores concurrían en una lista única con la formación foralista.

Lo cierto es que la pugna entre PSOE y PP ha sido muy reñida en algunos territorios. Es el caso de Ourense, donde ambas formaciones empataron a 11 concejales y 109 papeletas decantaron la victoria a favor de los conservadores. Al final, el socialista Francisco Rodríguez ha sido reelegido alcalde del consistorio con el apoyo del BNG, como en 2007.

Barcelona no tendrá nueva corporación hasta julio

Algo parecido ha sucedido en el ayuntamiento de Segovia, en la que los dos partidos lograron doce ediles, respectivamente. Los conservadores fueron la primera fuerza de la localidad por 668 votos de diferencia respecto a los socialistas. Sin embargo, las negociaciones de cara a la investidura han facilitado que el PSOE gobierne, apoyándose en IU. La federación de izquierdas ha facilitado la investidura de Pedro Arahuetes.

Los socialistas también han logrado mantener los consistorios de Lugo y Zaragoza que gobernaban desde 1999 y 2003, respectivamente, si bien el PP fue la lista más votada con un 5,9% y un 14,12% de sufragios más que el PSOE, respectivamente. En ambas ciudades, ha sido fundamental el apoyo de los nacionalistas. En la capital lucense, el BNG ha apoyado la investidura de José López Orozco. En Zaragoza, el socialista Juan Alberto Belloch ha revalidado por tercera vez la alcaldía con los votos de IU y la Chunta Aragonesista (CHA).

El recíproco entendimiento entre los nacionalistas y el PSOE ha posibilitado también la constitución del Ayuntamiento de Pontevedra. Una legislatura más y van cuatro, los concejales del PSdeG han dado su apoyo a Miguel Anxo Fernández Lores, que encabezó la candidatura del BNG y que fue la más votada el 22-M.

En Canarias, donde CC y PSOE llegaron este viernes a un acuerdo para el Gobierno de la comunidad, los socialistas facilitaron la investidura del nacionalista José Manuel Bermúdez en Santa Cruz de Tenerife. En esta plaza, CC y PP habían empatado a nueve concejales, si bien los primeros obtuvieron 117 votos más.


El poder municipal del PP se extiende aún más en las capitales donde logró mayoría simple. Pero no tanto como cabía esperar. Aunque los conservadores fueron los más votados en nueve ciudades además de las 31 donde cosechó mayoría absoluta, sólo han logrado sumar tres nuevos consistorios donde gobernará en minoría.

Los esfuerzos negociadores del PP en Oviedo para llegar a un acuerdo con la recién estrenada Foro Asturias, que lidera el exministro Francisco Álvarez Cascos, no dieron ningún fruto. De hecho, el conservador Gabino de Lorenzo se ha hecho con el bastón de mando por sexta vez consecutiva sólo con los votos de los once ediles del PP.

Algo mejor han resultado las conversaciones con el Partido Aragonés (PAR) en Huesca, donde fue elegida regidora del consistorio Ana Alós con los votos del PP y dos votos en blanco del PAR, que no presentó candidato a la Alcaldía.

Por otro lado, los conservadores recuperan el ayuntamiento de Vitoria (Álava), donde gobernaron entre 2003 y 2007. El socialista Patxi Lazcoz cedió el testigo este sábado al conservador Javier Maroto, que recibió nueve votos, los de los concejales del PP.

El PSOE, por su parte, suma apenas otros dos gobiernos de capitales en minoría. Las negociaciones con IU para reforzar la mayoría del PSOE en el Ayuntamiento de Toledo se han saldado con un fracaso. Emiliano García-Page fue investido con el respaldo de los 12 ediles socialistas, lo que motivó duras críticas del dirigente socialista manchego y presidente del Congreso, José Bono. El mismo apoyo que recibió en Tarragona, el alcalde Josep Fèlix Ballesteros en la ceremonia para su reelección.

Bildu se hace con la alcaldía de San Sebastián en segunda vuelta

En minoría gobernará también el sucesor del socialista Odón Elorza en San Sebastián, que tenía el bastón de mando desde 1991, después de que Bildu se convirtiese el pasado 22-M en la fuerza más votada en la capital guipuzcoana.


San Sebastián es la segunda capital vasca que pierde el PSOE, si bien lo más relevante es la conquista de este ejecutivo municipal por Bildu. Por primera vez, una formación abertzale gobernará el consistorio de una capital.

Con 1.444 papeletas más que el Partido Socialistas de Euskadi (PSE), la coalición logró ocho de los 27 concejales que conforman el ayuntamiento, representación que ha posibilitado la investidura del candidato de la coalición Juan Carlos Izaguirre en segunda vuelta. Las conversaciones mantenidas entre el resto de formaciones (PP, PNV y PSE) para evitar que Bildu se hiciera con su primer ayuntamiento en una capital de provincia resultaron infructosas. Y aunque el candidato del PSE, Ernesto Gasco, recibió el apoyo de los socialistas y los conservadores en la primera votación, estos apoyos no fueron suficientes para alcanzar la mayoría absoluta.

La irrupción de la coalición abertzale en el País Vasco y Navarra ha modificado además el poder municipal en ambas comunidades. Bildu ha logrado 88 mayorías absolutas y 25 relativas.


Las últimas capitales en constituir su ayuntamiento serán Barcelona y Girona, que previsiblemente cambiarán de color político a favor de CiU en detrimento del PSOE. Su legislatura no comenzará hasta el 1 de julio, una vez que se resuelvan los recursos presentados por el PP y ERC.

EL PP gobierna 31 capitales con mayoría absoluta y tres en minoría

Los conservadores reclaman que les sean contabilizados 56 votos que les otorgarían el noveno concejal (y que perdería CiU). Esta demanda, sin embargo, no alterará el resultado final, que es el desalojo del PSC de la alcaldía que han gobernado desde 1979. Jordi Hereu traspasará el testigo al nacionalista Xavier Trias.

En Girona, los socialistas también parecen abocados a abandonar el consistorio para que sea ocupado por el candidato de CiU, Carles Puigdemont. Pero la investidura depende de que se resuelva el recurso presentado por Esquerra Republicana. Esta formación no ha entrado en el reparto de concejales por dos votos; recibió 1.604 papeletas y se quedó a las puertas del 5% imprescindible para tener representación.