Publicado: 27.07.2016 18:42 |Actualizado: 27.07.2016 19:06

PP y PSOE retrasan dar grupo
a Convergència tras el voto
soberanista del Parlament

La Mesa de la Cámara baja rechaza las peticiones de formar grupo de A la Valenciana y En Marea copiando la resolución adoptada en la pasada legislatura, lo que hará que Compromís se vaya al grupo mixto.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Francesc Homs, líder de CDC, ha sido de los últimos en llegar al Congreso/EFE

Francesc Homs, líder de CDC./EFE

MADRID.- La votación a favor del proceso de independencia que ha tenido lugar hoy en el Parlament de Catalunya ha trastocado la previsión de la Mesa del Congreso de los Diputados de dar el visto bueno a la constitución del grupo parlamentario de Convergència en la Cámara baja. Fuentes parlamentarias consultadas por Público reconocen que “se ha creído conveniente retrasar esa decisión” tras conocer la decisión mayoritaria de la cámara catalana. La propuesta de retrasar la decisión ha sido “al alimón” de PP y PSOE.

El orden del día para la reunión de la Mesa, celebrada esta tarde, llevaba como único punto del orden del día dar el visto bueno a la constitución de los grupos parlamentarios que lo habían solicitado hasta el cierre del plazo convenido, a última hora de la tarde del martes.

Con dos excepciones: tal como estaba anunciado el órgano de dirección de la cámara ha rechazado las peticiones de crear un grupo propio de A la Valenciana y En Marea, dos de las “confluencias” de Podemos que acudieron a las urnas en la Comunitat Valenciana y en Galicia.

La decisión sobre estas dos formaciones políticas ha sido idéntica a la que se adoptó en la anterior legislatura cuando estas “confluencias”, además de En Comú Podem y Podemos, solicitaron constituir cuatro grupos parlamentarios diferentes. En esta ocasión, Podemos y En Comú Podem han integrado un solo grupo parlamentario.

Con todo, el asunto más polémico en la reunión de la Mesa de hoy lo constituía autorizar, o no, la formación de un grupo parlamentario propio solicitada por los 8 diputados de la antigua Convergéncia Democrática de Catalunya. Dado que esta candidatura no alcanzó el 15% de los votos en las cuatro circunscripciones catalanas (se quedó en el 13,92%), uno de los requisitos del reglamento de la cámara, la decisión quedaba a la interpretación que hiciera la Mesa.

Tanto los precedentes sobre la constitución de grupos parlamentarios en anteriores legislaturas como una sentencia del Tribunal Constitucional, que deja a la Mesa la interpretación del reglamento, avalaban el visto bueno a la creación del grupo parlamentario catalán, uno de los clásicos en el parlamentarismo en todas las legislaturas.



Sin embargo, en la reunión los representantes del PP y del PSOE -cinco sobre nueve- han respaldado la tesis de conceder un plazo de 48 horas para que aporten a la mesa “nuevos elementos que justifiquen la creación del grupo”, según ha explicado en una breve comparecencia ante la prensa la presidenta de la Cámara baja, la popular Ana Pastor.

En su opinión, las alegaciones solicitadas a los convergentes van en una doble dirección: por una parte, razonar de forma más intensa la solicitud de grupo parlamentario y en una segunda dirección sobre el nombre con el que han pedido registrarse -Grupo catalán del Partit Demòcrata de Catalunya- por entender que no está registrado oficialmente al estar recurrido por otra formación política -sus ex socios de Unió Democràtica- .

Los miembros de Podemos en la Mesa se han opuesto a prolongar esa decisión por entender que podía constituir un “privilegio”. Por su parte, los miembros de Ciudadanos se han mostrado en contra directamente de considerar que siquiera el derecho de los convergentes a formar grupo parlamentario propio por entender que no cumplen los requisitos.

La reunión de la Mesa para dilucidar estas cuestiones se ha producido el mismo día en que el Parlament de Catalunya ha votado de forma mayoritaria una resolución para iniciar el proceso unilateral para alcanzar la independencia. Fuentes parlamentarias han explicado a Público que esa coincidencia no “ha ayudado” a tomar la decisión sobre el grupo de Convergència -partido que respalda el proceso independentista- hoy mismo.

Sin embargo, se da por hecho que la Mesa, seguramente en su reunión del próximo martes, se pronunciará a favor de autorizar la creación del grupo parlamentario a los diputados convergentes. En esa tesitura, en principio, se encuentran el PP, PSOE y Podemos, mientras de Ciudadanos se muestra radicalmente en contra.