Público
Público

La presentación más 'sucia' del PP

Un acto del PP en la azotea de un edificio en Madrid deja, sin pretenderlo, en evidencia a Ana Botella: la calidad del aire en la capital empeora a marchas forzadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Lo que pretendía ser una foto de familia de los candidatos del PP por Madrid al Congreso de los Diputados tuvo unos efectos colaterales no previstos por la dirección del partido conservador y acabó en una constatación irrebatible: la contaminación del aire en la ciudad de Madrid es cada día mayor.

Lo que era acto preelectoral a mayor gloria de Mariano Rajoy terminó dejando en mal lugar al Ayuntamiento de Madrid, gobernado por el PP, y en especial a la concejala de Medio Ambiente de la ciudad, Ana Botella.

Desde hace tiempo la polución se ha convertido en un habitante más de la ciudad de Madrid. Basta con subirse a la azotea de un edificio o alejarse un poco de la ciudad para ver que a la capital le ha salido una boina de contaminación que en las últimas semanas se ha acentuado por la falta de lluvias.

Y fue precisamente eso, subirse a una azotea, en concreto la del Club Financiero Génova en la Plaza de Colón —en pleno centro de la capital—, lo que se les ocurrió a los responsables del PP para presentar a sus candidatos por Madrid.

No fue una buena idea. En el acto, Mariano Rajoy habló de formar un Gobierno de 'ideas claras', pero llegó la hora de hacerse la foto y lo que no estaba nada claro era el cielo. Como si fuera un candidato más, la boina aparece de forma destacada en la foto que el líder del PP ha colgado en su cuenta de Twitter. Los usuarios de la red social reaccionaron con sorna: 'No sin mi boina', decía @e_cuca; 'parecen los candidatos por Euskadi... por la boina, digo', se mofaba @PilarMarcos.

Más allá de las mofas, la situación es más que preocupante: la capa negra de polución que flota sobre Madrid crece cada día. La calidad del aire no cumple ninguno de los requisitos establecidos por la UE. Ana Botella, la casi segura sucesora de Alberto Ruiz-Gallardón al frente de la alcaldía y responsable del área de Medio Ambiente, no sólo no toma medidas —llegó a escudarse en el paro para no hacerlo—, sino que niega la realidad: en julio pasado declaró: 'Yo no veo esa boina de la que hablan. Madrid es la tercera ciudad con mejor calidad del aire'. 

Pero la boina es terca y se resiste a desaparecer. De hecho, las estaciones de medición escupen datos inquietantes cada día, tanto que la página web en la que el Ayuntamiento de Madrid informa sobre la calidad del aire de la ciudad dejará de hacerlo a las siete de la tarde. Desde el Ayuntamiento aseguran que se debe a un problema técnico.

Pero no sería la primera vez que el Ayuntamiento recurre a alguna excusa para esconder la boina: el año pasado cambió algunas estaciones medidoras de sitio, a jardines o parques para no sobrepasar los límites legales de polución.