Público
Público

Dos procesados en el 'caso de los trajes' agravan la posición de Camps

La Fiscalía acepta la petición de Betoret y Campos de ser condenados sin juicio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El sí de la Fiscalía Anti-corrupción a la solicitud de dos procesados en el caso de los trajes para que se les condene por cohecho impropio (soborno) sin necesidad de ir a juicio ha agravado la posición del expresident valenciano, Francisco Camps. Si el juez accede a la petición de Rafael Betoret, exjefe de gabinete de Turismo, y Víctor Campos, exvicepresident de la Generalitat, yambos logran librarse del banquillo previo pago de una multa, Camps llegará al juicio con un precedente procesal pésimo. Salvo nuevo viraje, la vista se celebrará antes de las elecciones del 20 de noviembre.

Tanto a Betoret como a Campos se les acusa de los mismos hechos que a Camps aceptar trajes regalados por la trama Gürtel, de forma que, si ambos obtienen una sentencia condenatoria anticipada, Camps tendrá más difícil sostener ante el jurado su versión: que todo es un infundio, que él mismo pagó sus trajes y que, en resumen, es inocente.

Camps se arriesga a ser juzgado con dos de sus subordinados ya sentenciados

Ahora, la pelota está en el tejado del magistrado del Tribunal Superior valenciano (TSJCV) Juan Climent, encargado de dirigir el juicio. Anticorrupción ha alegado ante el juez que sentar en el banquillo a Campos y Betoret tras su reconocimiento expreso de culpa equivaldría a añadir una segunda condena la llamada pena de banquillo a la multa que ya están dispuestos a pagar: 35.000 euros en el caso de Campos y 41.250 en el de Betoret. A diferencia de lo trasladado en julio, las fuentes oficiales relacionadas con el caso entienden ahora que pueden eludir el juicio aunque Camps y el cuarto procesado, Ricardo Costa, ex secretario general del PP valenciano y diputado, no se hayan declarado culpables.

Ayer, la defensa de Camps no desveló cuál será su siguiente paso tras el dado por la Fiscalía. Y el TSJCV confirmó que los letrados de Camps y Costa han presentado alegaciones a la solicitud de condena anticipada para Campos y Betoret, pero no explicó su contenido. No obstante, algunas fuentes creen previsible que Camps se oponga a la petición de celebrar un juicio con dos acusados y no con cuatro.

Para Camps, las cosas empeoraron de forma radical el 15 de julio, cuando el juez instructor del caso de los trajes, José Flors, ordenó abrir juicio por soborno.

Anticorrupción ve injusto sentar en el banquillo a quien ya ha admitido su culpa

Cinco días más tarde, Campos y Betoret cortaron el nudo gordiano declarándose culpables ante el TSJCV. Esa era, de hecho, la táctica diseñada por la dirección nacional del PP para evitar que el juicio a quien durante ocho años gobernó el País Valencià terminase amargándole a Rajoy su carrera hacia Moncloa.

El abogado de Camps llegó a presentarse ese 20 de julio en el TSJCV con una declaración de culpabilidad. Pero Camps rompió la baraja: no compareció ante el tribunal, dimitió como president y proclamó solemne su decisión de defenderse en el juicio. 'Soy completamente inocente de las barbaridades que se han dicho de mí', fue una de sus frases. La confesión de delito preparada por su letrado quedó así en papel mojado después de que Campos y Betoret hubieran cruzado la línea declarándose ellos mismos culpables.

El presunto soborno a través de regalos es sólo la punta del iceberg para Camps

Porque, incluso si el juez Climent obligase a los cuatro procesados a someterse a juicio, la idea de un Campos y un Betoret dando marcha atrás en su confesión de delito resulta inverosímil. Y Costa tiene más posibilidades que Camps de salir airoso del juicio si fracasa su reclamación al juez para que anule la apertura de juicio en lo que a él respecta.

Invocando el sobresimiento dictado en Madrid por el juez que investiga la pieza principal del caso Gürtel, Antonio Pedreira en relación a Luis Bárcenas, extesorero del PP y exsenador, y al exdiputado Jesús Merino, Costa argumenta esto: que, de existir regalos, los habría recibido en su calidad de secretario general del partido y no en la de diputado. 'Es de resaltar dice el escrito del abogado de Costa que en los citados autos del TSJM [los de sobresimiento para Bárcenas y Merino] se afirma que no hay conexión entre el cargo de diputado y/o senador con las relaciones que los señores Bárcenas o Merino pudieran haber tenido con otros imputados del denominado caso Gürtel, advirtiendo que ni un diputado y/o senador en el ejercicio de su actividad puede adjudicar contratos, convocar concursos públicos, gestionar presupuestos ni influir en ellos'.

En esa ristra de actos que, según Costa, no podía cometer como diputado radica un gran peligro para Camps. El TSJCV ya ha resuelto investigar la presunta financiación ilegal del PP valenciano en conexión con la trama Gürtel. Y Camps se enfrentará en el caso de los trajes a un juicio donde las cuentas del PP y los contratos otorgados a la red corrupta pueden terminar marcando las sesiones. El auto de apertura de juicio ya advertía de la conexión entre regalos y adjudicaciones: 'Contar con el favor nada menos que del presidente de la Generalitat a quien se agasaja puede ser de una influencia determinante' para quienes pagaban los regalos 'pudieran verse favorecidos en sus intereses económicos'.