Público
Público

Los progresistas buscan recetas para el siglo XXI

Clinton, Blair, González y Chacón intercambian en Nueva York ideas para afrontar la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras dos días de debate sobre cómo los progresistas deben encarar la crisis y los retos del presente a la vista de las dificultades que atraviesan, concluyó ayer en Nueva York la reunión de líderes progresistas Global Progress, auspiciada por la Fundación Ideas y el Center for American Progress, el think tank del Partido Demócrata. Un encuentro preparatorio de la próxima conferencia que se celebrará en Madrid los días 8 y 9 de abril de 2011 y a la que asistieron los ex presidentes Felipe González, Bill Clinton y Tony Blair junto a otros líderes socialdemócratas.

Estas reuniones de alto nivel inauguraron una nueva fase de la iniciativa Global Progress en la que los think tank llevan trabajando desde 2008. Por un lado, se constituyó el Consejo de Progreso Global, una especie de comité de sabios en la participaran representantes progresistas de los cinco continentes y que copresidirán González y Clinton, explicaron desde la Fundación Ideas. Este consejo participará en la formación de una generación futura de líderes.

Ambos ex presidentes intervinieron el pasado lunes en una mesa sobre la prosperidad compartida y el futuro de las políticas progresistas y en la que también participaron el ex primer ministro de Reino Unido Tony Blair, y la ministra de Defensa, Carme Chacón, entre otros. En la sede de Naciones Unidas, Clinton subrayó la importancia de tener un relato propio para los demócratas y González resaltó la necesidad de diseñar un nuevo modelo económico alejado de burbujas especulativas entre los progresistas. Por su parte, Chacón apuntó hacia el 'paradigma conservador', que no es otro que el de la 'desregulación' como causante de la crisis actual, según informa Efe.

El vicepresidente de Ideas, Jesús Caldera, que inauguró el encuentro, se centró en cómo deben afrontar la inmigración las fuerzas progresistas. En su opinión, hacen falta política claras que permitan ordenar los movimientos masivos. Caldera defendió que hay que frenar los discursos xenófobos, quela derecha ha recuperado al albur de la crisis.