Público
Público

El PSOE buscará la unidad de los grupos para defender la salud de Haidar

Una veintena de personas son desalojadas del hemiciclo del Congreso por exhibir carteles de apoyo a Haidar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El grupo del PSOE en el Congreso va a presentar a los demás partidos políticas una proposición no de ley para, desde el consenso, pedir a la activista saharaui Aminatu Haidar que continúe su lucha por otros medios diferentes a la huelga de hambre, pues la prioridad para el Gobierno es su salud. El portavoz socialista, José Antonio Alonso, ha hecho este anuncio después de la reunión que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el diplomático encargado de la gestión del caso de Haidar, Agustín Santos, han celebrado en el Congreso con los portavoces de los grupos parlamentarios para informar sobre la situación de la activista saharaui Aminatu Haidar.

A esa reunión ha acudido Moratinos para informar de las gestiones del Gobierno en todos los frentes y con la pretensión, ha explicado Alonso, de encontrar la unidad de los grupos. La iniciativa que presente el PSOE incidirá en pedir a la activista que siga 'su lucha por otros medios', pero no con la huelga de hambre, y en 'dejar clara la posición española', es decir, instar al Reino de Marruecos que asuma sus responsabilidades y se involucre en un 'problema' que también es 'humanitario'.

A la luz de la iniciativa que previsiblemente ultime hoy mismo el PSOE, el Gobierno tendrá que 'redoblar sus esfuerzos' para insistir en ambas prioridades: la situación personal de Haidar y las gestiones diplomáticas y jurídicas. La diplomacia, por tanto, será clave en la medida del grupo socialista, pues no sólo se tratará de intensificar los cauces con Marruecos, sino también con la ONU, ha dicho Alonso. El portavoz socialista ha subrayado que 'los grupos son sensibles' a la pretensión de su grupo. 'Lo que importa es que la salud de Haidar no corra peligro', ha sentenciado Alonso.

El ex ministro de Interior ha defendido además el trabajo del Gobierno, que en su opinión 'está ejerciendo su responsabilidad y activando todas las relaciones diplomáticas a diferentes niveles' con el fin de 'conseguir una salida diplomática y jurídica a este conflicto'. Alonso, asimismo, ha indicado que cualquier medida política que se derive de este caso, como una hipotética llamada al embajador español en Rabat, dependerá del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Con Moratinos, Agustín Santos y el propio Alonso han estado en la reunión la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, y los diputados de PNV, Emilio Olabarría; de CiU, Pere Macías; de IU, Gaspar Llamazares; y de UPN, Carlos Salvador.

El juez de Lanzarote Jerónimo Alonso, que anoche acudió al aeropuerto de la isla para someter a Aminatu Haidar a una revisión médica, enviará hoy a otro facultativo para examinar a la activista en huelga de hambre antes de tomar una decisión sobre su situación. El magistrado todavía no ha resuelto sobre las medidas reclamadas por la Delegación del Gobierno en Canarias para alimentar de forma forzosa a la activista y ordenar su ingreso en el hospital en caso de que la salud de Haidar corra serio peligro. La Organización Médica Colegial ya ha advertdio de que alimentarla a la fuerza sería un delito.

Cerca de una veintena de personas aprovecharon la primera jornada de Puertas Abiertas en el Congreso para exhibir en el hemiciclo pancartas en favor de la activista saharaui Aminatu Haidar, que hoy cumple veintidós días en huelga de hambre. Este gesto les costó la expulsión del Salón de Plenos. En los carteles que portaban se podía ver una fotografía en blanco y negro de Haidar con la leyenda '¡Sáhara libre!' que levantaron todos al unísono y en silencio en los escaños que llegaron a ocupar en el Salón de Plenos de la Cámara Baja.

Ante la escena, los ujieres del Congreso acudieron prestos a sustraer los carteles que mostraban y, minutos después, eran los miembros de los servicios de seguridad que custodian las dependencias de la Cámara Baja los que se encargaron de desalojarles del hemiciclo.

El pasado jueves algunas de estos manifestantes protagonizaron una escena similar frente al Palacio del Congreso, donde se colocaron para reivindicar la 'inmediata' libertad de la activista saharui con las manos pintadas de rojo y ataviados con la bandera del Frente Polisario y con la fotografía de Haidar en sus bocas.