Público
Público

El PSOE comienza la cuenta atrás para elegir a su nuevo líder

Patxi López encabeza la relación de 58 avalistas de la precandidatura de Rubalcaba. Chacón opta por presentar "los indispensables" para acceder a los medios del partido y preserva la identidad de los firmantes &n

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cuenta atrás para elegir al sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero como líder del PSOE comenzó ayer. La última reunión del Comité Federal previa al 38º Congreso, que se celebrará del 3 al 5 de febrero, sirvió para que Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón recogieran entre sus miembros los avales necesarios para adquirir la condición de precandidatos, que les dará acceso a medios del partido para desarrollar su campaña. Además, se aprobó por unanimidad la ponencia marco, lo que viene a confirmar que las diferencias entre los dos aspirantes son más de estilo y prácticas que ideológicas, aunque los miembros de ambas candidaturas podrán presentar enmiendas durante el proceso que hoy comienza en las agrupaciones locales.

La reunión del sanedrín socialista se celebró en un clima interno marcado por la inquietud ante lo que pueda pasar en las elecciones en Andalucía, previstas para el 25 de marzo. 'Estamos más preocupados por lo que pase en Andalucía que por lo que pase en el congreso', aseguró un dirigente de un comunidad situada por encima de Despeñaperros.

Las agrupaciones locales arrancan hoy el proceso para elegir a los delegados

El solapamiento temporal de los debates previos al 38º Congreso con la precampaña en Andalucía es la razón por la que Carmen Hermosín defendió la petición de unos doscientos cuadros de la región para aplazar el congreso. También lo pidió, aunque con una argumentación más global, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien asimismo defendió dejar en suspenso las primarias y que, dentro de dos años, se celebre otro congreso o una conferencia política. A este último formato se apuntó José María Benegas.

Pero la trascendencia que los comicios andaluces tienen para el devenir del PSOE han reforzado también el poder interno de José Antonio Griñán. Fue él quien quiso el congreso antes de los comicios y ayer reiteró su razonamiento: 'No podemos llegar a las elecciones con una situación de interinidad en el liderazgo y en el proyecto del partido'. Y el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, remachó: 'El avión ya ha despegado. No lo podemos parar'.

En cuanto a la posible convocatoria de una Conferencia Política dentro de dos años, Iglesias argumentó que 'lo razonable' es que esa decisión se deje en manos de la nueva dirección. Pero el planteamiento, según reconocen muchos dirigentes, es el reflejo de un temor subyacente: que el 38º Congreso sea de transición, suponga un cierre en falso de la crisis o, incluso, que acabe en división.

Máxima inquietud ante el resultado de las elecciones en Andalucía

Que las espadas están en alto lo puso de manifiesto la intervención de Matilde Fernández, quien reclamó una 'auditoría económica e intelectual' de la Fundación Ideas, cuyo vicepresidente ejecutivo, Jesús Caldera, ha coordinado la ponencia marco. Fernández, que pertenece al grupo de dirigentes vinculados a Alfonso Guerra presidente de la fundación Pablo Iglesias, reclamó que se ponga fin a la integración de organizaciones socialistas en Ideas. Además, otro destacado miembro de ese sector, Benegas, resaltó lo impropio de que, en la situación actual, en la ponencia se hable, aunque sea como objetivo a alcanzar, de una 'economía de la prosperidad'.

Al debate atendieron ayer los menos de los miembros del Comité Federal. Los más estaban en los corrillos de pasillo o en la recogida de avales para los dos precandidatos, un trámite creado para evitar la proliferación de espontáneos, pero que ayer echó más leña al fuego de la confrontación.

Algunos dirigentes temen un cierre en falso del 38º Congreso

El equipo de Rubalcaba anunció la presentación de 58 avales (el mínimo exigido son 25), encabezados por el lehendakari Patxi López, la consejera andaluza Micaela Navarro y el secretario general de Asturias, Javier Fernández. Portavoces de su candidatura informaron de que los avales proceden de todas las federaciones, 'salvo el PSC, que sólo ha querido avalar a Chacón'.

Esta afirmación, sin embargo, fue desmentida por fuentes de la dirección del PSC: 'No han tenido ningún interés. Han venido a pedir las firmas cuando ya todos los que estaban en la reunión habían firmado o se habían ido'. El equipo de Chacón se limitó a recoger los avales 'indispensables', una treintena, cuidando también su procedencia de todos los territorios, pero se negó a divulgar la identidad de sus avalistas para evitar que reciban presiones, aunque entre ellos se sabe que están Roberto Jiménez, José María Barreda o Juan Alberto Belloch.

De vuelta a casa, muchos se lamentaban por haber dedicado tres horas 'a discutir menudencias que están totalmente alejadas de los problemas reales de los ciudadanos'. Es, según reconocían, otra prueba de que el PSOE, además de abatido, sigue aturdido.