Público
Público

El PSOE ganó las elecciones en el extranjero

Los socialistas han logrado la victoria en 37 de las 52 circunscripciones, finalizado el recuento del voto emigrante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PSOE ha sido el partido que más votos ha obtenido entre los españoles residentes en el exterior, cuya participación en el 20N ha sido la más baja de todas las elecciones generales celebradas hasta ahora, con sólo un 4,6% del censo de los emigrantes.

Los socialistas han logrado la victoria en 37 de las 52 circunscripciones, mientras que el PP lo ha hecho en 14 y Amaiur, en Guipúzcoa, informa el PSOE en un comunicado.

El PSOE ha sido el partido con más respaldo de los expatriados en los comicios del 20N, una vez completado el escrutinio de las distintas juntas provinciales. Recibió más votos en todas las circunscripciones de Andalucía, Aragón, Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Murcia y Ceuta, así como en Ávila, León, Salamanca, Zamora, Álava y Vizcaya.

El PP ha conseguido la victoria en Galicia -la región con más inscritos en el CERA-, Baleares, Castilla y León, Madrid, Navarra, La Rioja y Melilla. En Guipúzcoa, Amaiur también fue la fuerza más votada entre los españoles residentes en el extranjero. El recuento del voto emigrante no ha alterado el reparto de escaños. Sólo en Navarra y Girona había dudas, pero en ninguno de los dos casos se registraron cambios y Geroa Bai y ERC, respectivamente, conservaron el escaño en disputa.

Un total de 68.955 inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) votaron, según los datos aún provisionales facilitados por el PSOE. La baja participación se achaca a la reforma de la ley electoral aprobada el pasado mes de enero, que instauró el llamado voto por rogado. Esta fórmula obliga a quienes viven en el extranjero a comunicar personalmente su voluntad de ejercer su derecho de sufragio.

Para los comicios del pasado domingo, hicieron este trámite 138.031 personas, un 9,4% de los censados, de los que sólo la mitad votó finalmente, debido en gran medida a los retrasos en el envío y la recepción de la documentación por correo. En los de 2008, la participación fue del 31,74%, algo menos del récord de 1989, cuando se registró un 36,15%.

El estreno del voto rogado en las autonómicas de mayo ya provocó un notable descenso, puesto que sólo participó un 4,15% de los inscritos en el CERA, después de que lo pidiesen el 8,2%.