Público
Público

Rabat impide al eurodiputado de IUir al 'campamento de la dignidad'

Marruecos ha prohibido a cuatro diputados españoles en 24 horas su visita a El Aaiún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La hostilidad de Rabat contra España por el Sáhara Occidental ha crecido otro entero. Ayer, policías marroquíes impidieron desembarcar en el aeropuerto de El Aaiún a Willy Meyer, eurodiputado de Izquierda Unida, y a tres periodistas españoles que viajaron con él, y los obligaron a volar de regreso a Gran Canaria. Todo ello horas después de que aterrizaran en Madrid los tres parlamentarios autonómicos que fueron retenidos durante una noche en Casablanca, sin que pudieran visitar los campamentos saharauis. El viernes habían sido agredidos dos periodistas españoles, Antonio Parreño y Eduardo Marín.

Meyer había comunicado a la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, que iba a viajar a El Aaiún ayer, en el vuelo NT6100 de Binter Canarias, a las 14.30 horas. Quería conocer el campamento de protesta de Gdem Izik, montado a las afueras de El Aaiún desde el pasado 9 de octubre y donde viven unas 25.000 personas. Allí, en el campamento de la dignidad, agentes marroquíes mataron a un joven saharaui de 14 años, Nayem Elgarhi, a finales del mes pasado.

Cuando la nave ya había aterrizado a la capital del Sáhara, y había desembarcado 'con normalidad' el pasaje, la policía secreta marroquí 'irrumpió dentro del avión, con empujones'. 'Nos gritaron ¡atrás, atrás!'. Enseguida me identifiqué como eurodiputado. El comandante del vuelo, Javier Guzmán, siempre con una actitud impecable, pidió a los agentes que salieran del aparato, porque estaban ocupando ilegalmente territorio español', relataba Meyer a Público. Los gendarmes abandonaron la nave, pero impidieron que de ella salieran el también responsable de política internacional de IU y los periodistas Txema Santana (GuinGuinBali.com), Jesús Montesdeoca (La Provincia) y Ángeles Reverón (Canarias 7).

'Marruecos no quiere testigos en el Sáhara, no quiere prensa, no quiere cargos públicos ni movimientos de solidaridad. Si esto lo hacen a cargos públicos electos, qué no harán a los saharauis', decía Meyer al aterrizar a las 18 horas en Gran Canaria. El dirigente de IU subrayó que cuando llegaba su vuelo a El Aaiún, 'fuerzas militares y antidisturbios iban a disolver el campamento de la dignidad'.

Meyer anunció que pedirá a Jiménez y a la Alta Representante de la UE, Catherine Ashton, que exijan 'explicaciones' a Rabat por su comportamiento 'intolerable'. También demandará a la UE revisar su Estatuto avanzado de asociación con Marruecos, que en su artículo 2 obliga al reino alauí a cumplir la legislación en derechos humanos. Asimismo, Meyer cree que la Misión de la ONU para el Referéndum del Sáhara (Minurso) 'no puede permanecer ajena a esta violación de los derechos humanos en los territorios ocupados'. Por su parte, prometió volver a intentar regresar a El Aaiún.

Jiménez no pudo valorar la actuación de Rabat, porque volaba hacia Bolivia. Desde el PSOE, su secretaria federal de política internacional, Elena Valenciano, lamentó la expulsión. Resaltó que Meyer es 'un eurodiputado español que debería tener facilidades para poder hacer su trabajo', informa Efe.

La denuncia de la tiranía de Rabat llegó también por parte de los parlamentarios vascos Nerea Antia (PNV) y Mikel Basabe (Aralar) y de la diputada de esta coalición en la Cámara navarra Nekane Pérez, que ayer por la mañana aterrizaron en Madrid.

Besabe, en conversación con este diario, recordó que 'lo importante' es hacer ver la 'violación de derechos humanos' del reino alauí. 'Marruecos no quiere que la opinión pública internacional tenga información de primera mano de lo que pasa en El Aaiún'. Para el diputado, el Gobierno español 'debe liderar' la convocatoria de un referéndum en el Sáhara, 'como hizo Portugal con Timor Oriental'. Besabe dijo que no recibió 'maltrato físico ni de palabra'. Pero 'no hubo un trato correcto', porque no les explicaron por qué les retenían en Casablanca.