Público
Público

El Rafita', detenido de nuevo por un intento de robo

Condenado por el crimen de Sandra Palo, ha sido arrestado cinco veces desde que está en libertad vigilada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rafael Fernández García, El Rafita uno de los autores del asesinato de Sandra Palo, en 2003, fue detenido ayer en Alcorcón (Madrid) cuando presuntamente intentaba robar un vehículo. La Policía Municipal arrestó al joven, de 22 años, a las 9.30 horas, tras sustraer una furgoneta de reparto en un polígono industrial de esta localidad madrileña. En la actualidad, Rafael Fernández se encontraba en libertad vigilada y con varias causas pendientes por robo. De hecho, es la quinta vez que la policía detiene al Rafita en el último año y medio. Los cuatro arrestos anteriores tuvieron lugar mientras cumplía condena de libertad vigilada por el crimen de Palo, que el joven cometió cuando tenía 14 años de edad.

El Rafita aprovechó el despiste del dueño de la furgoneta para robarla y huir del lugar, pero un ciudadano vio cómo el joven sustraía el vehículo y alertó a una patrulla de la Policía Municipal. Pocos minutos después, los agentes localizaron al delincuente y se inició una persecución que acabó con la furgoneta estampada contra un árbol.

La policía le bloqueó el paso, pero Rafael Fernández continuó su fuga a la carrera. Los agentes le localizaron oculto en los bajos de un camión, fue detenido y quedó bajo custodia policial a la espera de pasar a disposición del juez.

Al Rafita se le imputan varios delitos por conducción temeraria y sin permiso de conducción, así como daños y lesiones (de carácter leve). La Policía Municipal no descarta la posible participación de más individuos en los hechos.

Tras conocer este nuevo arresto, María del Mar Bermúdez, la madre de Sandra Palo, denunció la falta de reinserción del joven delincuente y vaticinó que, 'desgraciadamente', su carrera delictiva terminará con otro crimen como el de su hija. Sandra, de 22 años, fue raptada, violada, quemada viva y atropellada en Getafe (Madrid). Los autores de aquel asesinato fueron cuatro chicos de entre 14 y 19 años. Contaban con más de 700 denuncias por delitos de vandalismo, robos y faltas.