Público
Público

Rajoy afirma ahora que superar la crisis "va a llevar tiempo"

"La crisis no se va a resolver ni en un día, ni en un mes", reconoce el candidato del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En plena tormenta económica y con los mercados y la Unión Europea pendientes de lo que haga Mariano Rajoy si gana el próximo 20-N, el líder del PP quiso cubrirse ayer las espaldas. El presidente conservador dijo que la situación es 'difícil' e insistió en que él no tiene 'pócimas mágicas' para obrar un milagro. Pero lo más importante es que admitió que no podrá resolver la crisis deprisa y corriendo por mucho que le urjan: 'Esta no se va a resolver ni en un día, ni en un mes. Va a llevar tiempo'.

Después de que la prima de riesgo volviera a dispararse y de saberse que el Banco Central Europeo acudía de nuevo al rescate de España, Rajoy, que pide ahora 'patriotismo' y constantemente la 'unidad' de todas las fuerzas políticas, no se refirió expresamente al tema en su discurso.

Se vio obligado a hacerlo de pasada cuando un señor del público, en el mitin de por la mañana en Badajoz, le gritó: '¡Estamos embargados!' cuando el líder del PP daba cuenta de algunas cifras. Este le respondió algo descolocado por la interrupción: 'Embargados, sí señor, embargados. Estamos ahí, pero vamos a salir. No se preocupe'. Quería transmitir tranquilidad y, desafortunadamente, repitió el término maldito.

Tampoco quiso tocar temas espinosos: 'No voy a hablar de recortes'. Y no lo hizo a pesar de que desde fuera esperan que concrete sus medidas y que muchos ciudadanos van a ir a votar sin saber lo que ocurrirá. Para Rajoy sólo es una treta de los socialistas para agitar el miedo a la derecha. 'Volvemos a lo de siempre. Pero hoy ya no cuela y nadie se lo cree', subrayó.

Rajoy también recordó que las comunidades autónomas son determinantes para salir de la crisis. 'Se puede ayudar a hacer las cosas mejor o a empeorarlas', comentó mirando hacia sus barones y pensando en que si él gobierna les necesitará para cumplir el déficit de 2012. No es la primera vez que les exige que arrimen el hombro. El pasado mes de mayo les hizo hincapié en que 'no son vagones sino locomotoras'.

Montoro dice que Rajoy es 'un referente' del discurso económico

A pesar de todo, se confesó 'tranquilo' con aquellos territorios en los que gobierna su partido, que desde el pasado 22 de mayo son un total de 11. 'Porque veo que están haciendo las cosas bien. Y esas son las líneas que nosotros seguiremos en los próximos años', indicó. Rajoy prefirió hacer oídos sordos al informe de la Comisión Europea de hace unos días en el que se situaba el foco sobre las autonomías y se señalaba que estas eran fundamentales para evitar la parálisis a la que los técnicos europeos condenan España hasta, al menos, 2013.

El presidente extremeño, José Antonio Monago, que le acompañaba, presumió de haber 'cumplido con un plan de empleo' a los cien días de haber llegado al Gobierno. Y lamentó la actitud de los socialistas. 'Su canción es que la culpa es de Monago', indicó. '¿De esta situación se sale con más empleo público o se sale ayudando a los emprendedores?', preguntó al aire.

Por su parte, el candidato de la derecha hizo un discurso exprés en el que sintetizó su argumentario. Lanzó un mensaje flojo, al igual que el que realizó por la tarde en Sevilla. Sin incidentes, con más de 5.000 militantes muy animados y unos teloneros cañeros Juan Ignacio Zoido, Cristóbal Montoro y Javier Arenas, el líder del PP escogió repetir en Andalucía para su penúltimo acto.

Rajoy dio las gracias 'de corazón' a su responsable económico durante esta legislatura. 'Montoro ha estado en los momentos difíciles y ha fijado posiciones. Es un lujo y un orgullo de candidato', indicó sin augurarle, como ha hecho con otros dirigentes, 'un gran futuro político'. Y, por supuesto, también mencionó a Arenas, a quien presentó como futuro presidente de la Junta de Andalucía y con quien, como resaltó, ha vivido en estos años 'muchos momentos difíciles'.

Ambos habían hablado ya para dar por hecho que Rajoy será el próximo presidente del Gobierno. 'Lo que nos vamos a jugar es una España líder en Europa, líder en creación de empleo. Es el momento de decir basta ya y que no nos resignamos', proclamó Montoro.

Además defendió que su partido no hace 'una propuesta de ajustes sobre los más débiles' sino que tiene 'un programa de reformas'. A su juicio lo que le hace falta a España es 'confianza, seguridad y un Gobierno nuevo' y habrá que ir 'a la refundación del euro'. Y terminó con una exaltación a su jefe de filas: 'Rajoy ha mantenido un discurso económico que ha sido un referente en Europa'.

Responde a un espontáneo: 'Embargados, sí, pero vamos a salir' Arenas aseguró que el líder del PP ha llevado a su partido 'al mejor momento de su historia'. Y criticó al PSOE por 'apropiación indebida de las instituciones y patrimonializar la democracia'. 'A los gobernantes de los EREs los vamos a mandar a la oposición', sentenció.

El líder del PP andaluz lamentó que los socialistas siempre dejen España 'con corrupción y quiebra' y pidió, para evitarlo, que haya 'responsabilidades políticas'. Además, reconoció que si llegan a la Moncloa 'todos' se van a tener que 'sacrificar'. 'Todos menos las personas mayores a las que Rajoy les ha dicho que les va a subir las pensiones', destacó.

Rajoy confía en que Andalucía se convierta en un importante granero de votos, junto a Catalunya. Y espera que los resultados del próximo domingo sean un anticipo del cambio en las autonómicas que afrontará Arenas. El PP presumió de que ellos también tenían famosos y presentó a bombo y platillo que en la primera fila se sentaba el torero Curro Romero y su mujer Carmen Tello, amiga de la duquesa de Alba.

Durante su intervención, Rajoy dijo que no iba a entrar en peleas con el PSOE: 'No tengo nada que decirles. Nada de nada', dijo más sobrado que nunca. Defendió que España 'no está para bromas ni para frivolidades' y aseguró que la tarea iba a ser 'gigantesca'. 'Si los españoles quieren que yo presida, estaré a sus órdenes' proclamó de forma solemne.