Público
Público

Rajoy aparca el patriotismo para centrarse en los negocios con Rabat

El presidente del Gobierno defiende que las relaciones con Marruecos son una "oportunidad que los españoles debemos aprovechar" para salir de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pasado por encima de las tensiones territoriales con Ceuta y Melilla y de las reivindicaciones del pueblo saharaui, para tratar de capitalizar las relaciones económicas en la primera cumbre en cuatro años entre los jefes de los Ejecutivos de España y Marruecos.

Rajoy, que se ha reunido este miércoles en Rabat con el rey marroquí, Mohamed VI, y el primer ministro, Abdelilá Benkirán, ha tratado en casi en exclusiva acuerdos económicos, sobre todo referentes a la exportación de empresas españolas al país magrebí.

De lado han quedado las tensiones territoriales, alentadas en las últimas semanas con las ocupaciones de territorios españoles por parte de organizaciones marroquíes en las costas africanas, como el peñón de Vélez de la Gomera o del islote de Perejil.

En rueda de prensa, el presidente español ha afirmado sentirse 'muy agusto, como uno se siente en casa de un amigo', y ha destacado el 'cariño y respeto mutuo entre las casas reales de nuestros países'.

En lo que ha sido su segunda visita este año al país musulmán, el presidente español ha expresado su voluntad de acudir con frecuencia al país vecino para continuar con esta 'nueva etapa en las relaciones bilaterales'.

'Marruecos es una oportunidad que los españoles debemos aprovechar para salir de la crisis'

'En este encuentro han participado más de cincuenta representantes de grupos empresariales en España', ha señalado Rajoy, y ha asegurado que el país magrebí 'aparece ya claramente como un socio estatégico'.

'Marruecos es una oportunidad que los españoles debemos aprovechar para la salida de la actual crisis' generando 'riqueza y empleo', ha sostenido Rajoy, quien ha puesto de ejemplo a las 'cerca de 20.000 empresas españolas' que exportan al país vecino.

La cuestión migratoria ha estado presente también en las reuniones, respecto a la que el presidente español ha destacado los 'esfuerzos' que Marruecos está desarrollando en materia de prevención. 'Tenemos en este terreno una colaboración ejemplar', ha asegurado.

En cuanto a las tensiones territoriales, tanto Rajoy como Benkirán han echado balones fuera. 'No ha sido un tema presente en nuestros debates', se ha excusado el primer ministro marroquí refiriéndose al Sáhara, al ser preguntado por los periodistas, y ha señalado que la ONU es el foro en el que arreglan estas disputas.

Benkirane ha alegado que la cuestión saharaui hay que discutirla en la ONU

'Hemos hablado de lo que nos une y queremos que nos una de cara al futuro', ha mantenido Rajoy, y ha zanjado: 'De lo demás ya sabemos cuáles son las posturas de cada uno, y no hay nada más que añadir'.

Ceuta y Melilla han pasado aún más rápido en la comparecencia de ambos presidentes. 'Es un debate muy antiguo que precisa de mucho diálogo', ha despachado Benkirane.

Por último, Rajoy ha vuelto a defender la 'irreversibilidad' del euro, y ha emplazado a sus socios europeos a dar 'un paso adelante en materia de unión económica, bancaria, fiscal y política'.