Público
Público

Rajoy: "Hemos decidido no pedir el rescate pero eso no significa que no lo vayamos a pedir"

El presidente del Gobierno juega a los acertijos mientras da cuenta de la última Cumbre europea. Cayo Lara le pide que someta cada medida al voto del Parlamento y Rubalcaba le pregunta cuánto más tienen que sufrir los espa&ntild

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno ha decidido no solicitar el rescate financiero a la Unión Europea pero eso no significa que no lo vaya a pedir. De esta manera tan enrevesada ha contestado a la oposición el presidente, Mariano Rajoy, durante su comparecencia para explicar los acuerdos alcanzados en la última Cumbre europea. 'Hemos tomado la decisión de no pedir el rescate, por tanto hemos tomado una decisión. ¿Qué es eso de que no se toman decisiones? El hecho de que no hayamos tomado la decisión de pedirlo no significa que en el futuro no lo pidamos. Pero es de puro sentido común: si es un mecanismo que está ahí y que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha puesto a disposición de todos los países, ¿por qué voy a renunciar a él?', dijo Rajoy al portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, quien le había comunicado con anterioridad que ellos son partidarios de pedirlo ya.

Rajoy, que no entró a valorar las acusaciones de La Izquierda Plural y PSOE sobre su incapacidad para alcanzar acuerdos más rápidos en Europa y conseguir una salida social a la crisis, contiuó con su razonamiento asegurando que por el momento ningún país de la UE ha renunciado al rescate a través del MEDE y que 'nosotros estamos en la misma situación [...] Mi posición está clara: si es necesario lo pediré y, si no es necesario, no lo pediré'.

Por lo demás, Rajoy, sus recortes y su seguidismo de las políticas que se dictan en Bruselas, fueron el centro de las críticas de la oposición. El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, acusó al presidente del Gobierno de estar empeorando la situación de España con sus decisiones y le exigió que someta todos los acuerdos a los que llegue en el seno de la UE a la votación del Parlamento. 'Los españoles tienen derecho a conocer y opinar', dijo Lara, para el que la hoja de ruta que se está diseñando en Europa aleja la salida de la crisis.

Rubalcaba y Lara le piden a Rajoy en el Congreso un giro social en sus políticasLara le dijo a Rajoy que que no comparte el diseño que se está haciendo de la UE porque es partidario de la Europa de los ciudadanos, social, solidaria y comprometida con el empleo, 'no la sometida al dictamen alemán, más preocupada por el beneficio de los banqueros que por el bienestar de sus ciudadanos', dijo, tras resaltar la necesidad de 'romper el yugo de los alemanes para evitar que arrastren a los demás al precipicio'.

Además, acusó al presidente de olvidarse 'por completo' de la parte social en la negociación europea y dejó claro que, desde su punto de vista, Europa está configurando una Unión que nada tiene que ver con las necesidades de los ciudadanos. 'Consejo tras Consejo vamos hasta la derrota final [...] No se puede pretender una Europa más cohesionada reduciendo el Presupuesto y menos en la situación actual', aseguró.

Por su parte, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, calificó de 'lento y tímido' el avance de Europa en las últimas cumbres, y pidió al Gobierno que busque pactos con otros países para cambiar un política 'equivocada'.

'¿Cuánto sufrimiento más es necesario para que cambien una política nefasta?', le dijo  Rajoy mientras explicaba que la política española y la europea son 'clónicas' y se basan en ajustes 'ineficaces e injustos', en reformas que van contra los intereses de los ciudadanos y en la ausencia de un modelo de crecimiento.

'Vamos muy despacio y la crisis va muy deprisa', dijo Rubalcaba quien calificó de 'ritmo caribeño', la agilidad con la que avanzan las cosas en Bruselas. Asimismo, el líder del PSOE recordó que 'o hay un pilar social o no vamos a estar en proceso de cesión de soberanía'.

En su comparecencia, Rajoy vendió como un éxito de sus gestiones la puesta en marcha del supervisor único bancario, que no entrará en vigor hasta marzo de 2014 y, por tanto, no cambiará las cosas en cuanto a la recapitalización de los bancos. España recibirá el dinero directamente de Europa y, por lo tanto, afectará a su déficit.