Público
Público

Rajoy levanta al fin el teléfono a González para debatir la sucesión

El delfín de Aguirre asegura que cuenta con el respaldo del presidente del Gobierno para suceder a la lideresa en la Comunidad de Madrid, pero el PP le para los pies

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mariano Rajoy ha levantado, finalmente, el teléfono. El presidente del Gobierno decidió a última hora de esta mañana ponerse en contacto con Ignacio González, número dos de Esperanza Aguirre y flamante presidente en funciones de la Comunidad de Madrid. La mano derecha de la lideresa había intentado hablar, desde que Aguirre anunció ayer su dimisión, con el jefe del Ejecutivo. Un esfuerzo vano: pasaban las horas, amanecía el martes y Rajoy no daba señales de vida.

González forma parte del estrecho círculo que conocía desde hace unos días la intención de la expresidenta madrileña, a quien intentó convencer de que no se marchara. 'El camino está marcado', señaló hoy González a la Ser, convencido de que cuenta con el aval de Rajoy para convertirse en el sucesor. Pero sus llamadas no encontraban eco y, durante la espera, el portavoz parlamentario conservador, Alfonso Alonso, apuntaba que 'la dirección nacional' también tiene que opinar sobre el asunto. La sucesión, pues, no está todavía decidida. Al menos, por Génova.

González, llamado desde hace tiempo a heredar el bastón de mando de su mentora, explicaba sin embargo a diversos medios que cuenta con todo el apoyo de su partido, pero las palabras de Alonso dejaban claro que la sucesión pasa por el PP autonómico y nacional.

Es 'normal', vino a decir el portavoz, que un vicepresidente asuma el liderazgo autonómico 'cuando el presidente no está'. Pero hablamos de una 'responsabilidad en funciones' que, refrendada por ambos órganos del partido, sería ratificada por la Asamblea de Madrid durante la sesión de investidura, concluyó Alonso, quien ha rechazado que Esperanza Aguirre haya dejado huérfano a un sector del PP. 'Todos los militantes' la reivindican 'como propia' y están 'orgullosos de su labor', dejó claro.

Aunque no es visto con buenos ojos por el jefe del Ejecutivo central (ni como sucesor de Aguirre, ni antes de la retirada de la lideresa), González se ha mostrado convencido de que en la sucesión no habrá sobresaltos. 'La presidenta me trasladó la conversación que tuvo con Rajoy. En las próximas horas hablaré con él. Pero le puedo asegurar que siento el apoyo de todos mis compañeros de partido y se lo agradezco de corazón. La percepción de que Rajoy y yo nos llevamos mal es más de los periodistas que una realidad', dijo antes de que el líder del PP le devolviese la llamada.

Fuentes cercanas a ambos dirigentes aseguraron a EP que la llamada por parte de Rajoy se produjo después de que González tratara de contactar con él desde ayer, infructuosamente, tal y como ha reconocido en varias entrevistas radiofónicas esta mañana. No obstante, González explicó que había hablado en varias ocasiones con la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

González asegura que Rajoy le respalda, pues así se lo comunicó Aguirre, quien ayer se entrevistó con el presidente antes de convocar a la prensa para decir adiós al Gobierno de la Comunidad de Madrid. Su delfín, en cambio, no aúna las simpatías de todos en el PP regional ni de la cúpula nacional del partido, que vería en Lucía Figar, consejera de Educación y Empleo de la CAM, una idónea sustituta de Aguirre, según fuentes de Génova.

No hay que olvidar que el presidente madrileño en funciones, que sustituyó a Francisco Granados en la secretaría general del PP autonómico, ha estado inmerso en dos causas de presuntos espionaje y corrupción asociada a la trama Gürtel, finalmente archivadas. También se ha cuestionado el origen de su patrimonio, como informó Público en enero de 2009. Esto, en cuanto al expediente, porque si se trata de bandos internos, González conspiró contra Rajoy para destronarlo después de que perdiese por segunda vez las generales contra el expresidente Zapatero. Y eso, hasta en las familias mejor avenidas, duele.