Público
Público

Reabierta una causa contra Alcaraz por injurias al Gobierno

La Audiencia Nacional cree que el juez tiene que decir si es delito y quién debe investigarlo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por segunda vez, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha ordenado al juez Ismael Moreno que reabra la causa abierta contra el ex presidente de la Asociación Víctimas del Terrorismo Francisco José Alcaraz por la querella por injurias y calumnias graves al Gobierno, presentada por la Asociación de Abogados Demócratas por Europa.

En octubre de 2007 la Sala entendió que las manifestaciones de Alcaraz sobre el proceso de paz se dirigían contra el Gobierno y no contra su presidente, como consideraba el juez Moreno. El matiz es importante porque determina qué tribunal es competente para investigar el delito presuntamente cometido. Si las palabras se referían al Gobierno, serían competencia de la Audiencia Nacional. En cambio, si eran contra José Luis Rodríguez Zapatero, corresponderían a los Juzgados de Madrid.

Ahora, prácticamente un año después de que Alcaraz declarara como imputado en el caso y dijera que, por ello, 'el Gobierno comparte alegría con los terroristas', la Sala de lo Penal considera que Ismael Moreno no puede decretar el sobreseimiento de las actuaciones, porque no son competencia de la Audiencia Nacional, sin remitírselas a ningún otro Juzgado.

El auto explica que el Juzgado Central de Instrucción número 2 'dispone de la práctica totalidad del material que barajar' para afirmar 'con rotundidad' si las palabras del ex presidente de la AVT son delito o no y, en el primer caso, quién debe investigarlo.

La querella presentada contra Alcaraz mencionaba diez manifestaciones públicas suyas, entre las que figuran que 'la ruptura del diálogo tras el atentado de la T4 es un paréntesis que tanto ETA como el Gobierno han ideado para retomar el proceso'; 'el Gobierno sigue adelante con este proceso, porque algo debe a ETA'; y 'tener a los fiscales al servicio del Gobierno y de Conde Pumpido es el precio político que pagó este Gobierno a la banda ETA'.