Público
Público

Rescatados los dos empresarios españoles del Hotel Oberoi

Fuentes oficiales aseguran que las tropas de élite indias tienen bajo control el hotel Oberoi después de matar a dos terroristas. Encuentran 24 cadáveres. El matrimonio español herido evoluciona favorablemente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los empresarios españoles Alejandro de la Joya y Álvaro Rengifo, que estaban atrapados en el hotel Oberoi, han sido liberados y se encuentran protegidos por agentes de la Guardia Nacional de Seguridad india, según ha confirmado una fuente de seguridad y el propio Ministerio de Asuntos Exteriores español.

Dos terroristas han muerto durante una operación de las fuerzas de seguridad en el hotel Oberoi de Bombay, que ya se encuentra 'bajo control' de los comandos, según aseguró hoy una fuente oficial, y donde se han encontrado 24 cadáveres.

Los comandos de elite del Ejército indio rescataron a los huéspedes extranjeros e indios secuestrados por los terroristas en el lujoso hotel Trident Oberoi de Bombay que había sido tomado durante la oleada de atentados que ha asolado la ciudad india de Bombay.

Las cámaras de televisión mostraron a varios de los huéspedes del Oberoi saliendo por su propio pie y acompañados por las fuerzas de seguridad hacia varios autobuses dispuestos al efecto.

El único reducto que las tropas indias no habían controlado aún era el centro judío de Bombay donde permanecían secuestradas una docena de personas. Tres fuertes explosiones han provocado una densa humareda blanca, seguida por el fuego de armas automáticas de los comandos y los supuestos terroristas.

Según una fuente oficial citada por la agencia india IANS, los terroristas se encuentran en la tercera planta y han sido rodeados por los comandos desde el tejado y la planta baja, donde hay unos cien miembros de las operaciones especiales.

Las tareas de rescate fueron muy lentas hasta el último momento porque los comandos debían inspeccionar el interior de los hoteles Taj, donde se cree que aún queda un terrorista atrincherado y donde han sido descubieros 50 cadáveres, y Oberoi Trident con sumo cuidado. Los efectivos del Ejército iban encontrando cadáveres en algunas de ellas y se teme que la cifra de fallecidos pueda ascender.

Las cifras oficiales indicaban que 125 personas han fallecido en los brutales ataques de Bombay. Entre las víctimas se encuentran seis extranjeros, incluyendo un italiano, un británico, un japonés y un australiano, además de 14 policías.

Los terroristas llegaron en la noche del miércoles a Bombay en lanchas cargados de fusiles y lanzagranadas y atacaron diez de los lugares más representativos de la capital comercial india, como los dos hoteles de cinco estrellas, la estación de Victoria, el café Leopold y el cine Metro.

El matrimonio español que resultó herido en los atentados continúa evolucionando favorablemente en un hospital de Bombay. Permanecen ingresados en el hospital por indicación médica y no regresarán a nuestro país hasta que se hayan recuperado.

Ayer por la noche estaba previsto que los 23 españoles alojados en el hotel Hyatt, los otros 22 instalados en distintos puntos de esta ciudad india, que fueron reunidos horas antes para embarcar rumbo a España, y los once empresarios que viajaban con la delegación de la presidenta de la Comunidad de Madrid ocupasen el avión fletado por el Ministerio de Defensa que llegó el jueves por la noche a Bombay.

Por el momento el grupo terroristas de los Muyahidines del Decán ha reclamado la autoría de los ataques, pero esta organización es absolutamente desconocida. El alcance y la planeada estrategia para crear terror en la ciudad india han originado sospechas de la posible conexión con grupos procedentes de otros países.

El primer ministro indio Manmohan Singh, advirtió en una comparecencia televisiva a los países vecinos que hubieran permitido actividades terroristas contra la india desde su territorio de que tomaría represalias contra ellos, en una velada referencia a su vecino Pakistán.

Uno de los terroristas habló con la televisión india desde el centro judío en el que permanecía atrincherado con un grupo de secuestrados: “Digan al Gobierno que hable con nosotros y liberaremos a los rehenes. ¿Saben cuánta gente ha muerto en Cachemira y cuántos musulmanes ha matado su Ejército esta misma semana?”. El terrorista hablaba en urdu y con acento de Cachemira.

Las autoridades israelíes, que recibían informaciones contradictorias sobre la suerte de los secuestrados en el centro ultraortodoxo judío, decidieron enviar anoche un equipo de rescate para ayudar a las tropas indias si fuera necesario.

El Ministerio de Defensa paquistaní negó cualquier implicación en los atentados de la capital financiera india. Por su parte el líder de la oposición, L. K. Advani, señaló que: “los atentados de Bombay son los más terribles ataques que ha sufrido India desde la independencia”.

Los atentados forzaron al Gobierno indio a declarar el ‘Estado de guerra'. El primer ministro, Mannon Sighn, en una comparecencia televisada, aseguró que 'harán todo lo posible para que estos atentados no se vuelvan a repetir en el futuro'. Sighn aprovechó para dar sus condolencias a las familias con víctimas y avisó de que ha dado órdenes a todas las Fuerzas de Seguridad del Estado para que 'pongan sus esfuerzos en localizar a los responsables para que la fuerza de la ley recaiga sobre ellos'.

El grupo Deccan Muyahidin reclamó la autoría de los atentados. Se trata de un grupo desconocido hasta ahora, pero según unas informaciones del diario británico The Guardian, puede tratarse de un grupo terrorista indio, con conexiones con las redes terroristas islámicas. El primer ministro, sin embargo, aseguró que los autores proceden de fuera de la India. 'Hablaremos con nuestros vecinos del uso que los terroristas hacen de su territorio para lanzar ataques como este', aseguró Singh, en clara alusión a Pakistán.

El primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, habló telefónicamente con su homólogo indio, Manmohan Singh, para manifestar su 'fuerte condena' a los actos terroristas ocurridos en la ciudad de Bombay.

Guilani, según recoge un comunicado oficial, recordó durante la conversación que Pakistán 'también es víctima del terrorismo' y agradeció que el primer ministro indio fuera el primero en contactar con él tras el atentado del hotel Marriott, que causó la muerte de 54 personas el pasado 20 de septiembre.

Por otro lado, según The Times of India, que cita fuentes oficiales, las primeras investigaciones indican que los autores de los atentados podrían ser de nacionalidad paquistaní.  'Hay indicios de que los perpetradores del crimen, que llegaron a Bombay en barcos, son ciudadanos paquistaníes', informaron estas fuentes.

Un terrorista detenido con vida por las autoridades reconoció proceder de la localidad de Faridkot, en Pakistán. Hoy, el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, aseguró desde París que Pakistán no está implicado en los atentados, aunque ciudadanos de ese país hayan podido participar en los mismos.