Público
Público

Rosa Díez quiere ser bisagra

Afirma que "no todo lo progresista viene de la izquierda" y se declara dispuesta a negociar con PP y PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rosa Díez, líder de UPyD, mira a derecha e izquierda y sólo ve oportunidades. Oteando el futuro junto a Nacho Villa en el programa La Mañana de la Cope —elecciones autonómicas y locales en 2011 y generales en 2012— y visto que su partido crece en las encuestas, Díez se instala en una premeditada ambigüedad, —define a su formación como 'progresista, laica y transversal'— y no se cierra a acuerdos ni con el PP ni con el PSOE.

'El bipartidismo ha sido malo para España. Ojalá lográramos convertirnos en un partido bisagra. Nosotros nos sentaríamos a hablar con todos', afirmó. Eso sí, quiso dejar claro que en ningún caso estaría dispuesta entrar a formar parte del Gobierno.

Díez está dispuesta a llegar a acuerdos con los dos grandes partidos, pero parece que sus posiciones la situan más cerca del PP que de los socialistas. 'No todo lo progresista viene de la izquierda. Apoyaremos posiciones del PP si creeemos que son buenas', afirmó Díez, quien recordó su rechazo al nuevo proyecto de ley del aborto, su deseo de que el Estado central recupere las competencias en educación y defendió su concepto de la nación española: 'Defendemos la unidad de la nación española no por sentimentalismo, sino porque es el único instrumento capaz de garantizar la igualdad entre todos los españoles. Queremos un Estado central fuerte'. 

Todo esto lo dice 'una socialdemócrata heterodoxa' que niega haber cambiado de ideas: 'Ideológicamente no he cambiado nada. Como cualquier persona, he sufrido la evolución normal y me he adaptado a una realidad que va cambiando, pero no he cambiado mis ideas'.

¿Y la realidad de su partido? 'Hemos celebrado nuestro primer congreso y ha ido muy bien. Algunos están empeñados en decir que UPyD es el partido de Rosa Díez, un proyecto personal. No es así, hay muchas personas implicadas y requiere tiempo que vayan siendo conocidas'.

Pero no todos dentro de UPyD comulgan con Díez, o más bien, Díez no comulga con ellos: 'Hay personas que se han querido hacer un nombre descalificándome pero sin presentar propuestas alternativas. Entiendo las críticas, pero lo que hemos vivido las últimas semanas ha sido un ejercicio de descalificación de algunos afiliados. Y sobre las descalificaciones y los insultos poco cabe decir'.