Público
Público

Rubalcaba replica a Rajoy que el PSOE sí mantendrá el seguro de desempleo

El candidato socialista marca una frontera con el PP tras el anuncio del líder conservador de que revisará el actual sistema de prestaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, marcó ayer una frontera sin fisuras con el PP al garantizar el mantenimiento del actual subsidio de desempleo si gana las eleccinoes del 20-N. 'Esa es la partida de gasto social que más ha crecido. Y sí, me comprometo a mantenerla, claro que sí'.

Con esas palabras y sin un solo titubeo, Rubalcaba lanzó el compromiso durante una entrevista concedida a Los desayunos de TVE un día después de que Mariano Rajoy anunciase a un periódico argentino su intención de revisar el sistema de prestaciones en un momento en que la tasa de paro roza ya el 21%. 'Es evidente sentenció Rubalcaba que lo que [Rajoy] está pensando es que nos gastamos mucho en desempleo. Y los parados tienen que saber que si gana el PP recortará el desempleo'.

Las declaraciones del líder de la oposición, que ayer guardó silencio sobre el asunto, han venido a confirmar el temor expresado el domingo por Rubalcaba en una entrevista con Público: que el PP 'pegará hachazos donde pueda, empezando por la ayuda a los parados'.

Cuando esos 'hachazos' salieron a colación en Los desayunos, el candidato desplegó un argumento central del discurso de las izquierdas: que el Estado no puede abandonar a su suerte a los más débiles. 'El seguro de desempleo enunció Rubalcaba es muy importante, porque cuando uno pierde el empleo tiene dos posibilidades: irse a casa sin nada o con apoyo del Estado. Nosotros hemos mantenido el seguro de desempleo, pese a que es la partida de gasto social que más ha crecido, y yo me comprometo a mantenerla porque es fundamental'.

Que Rajoy haya destapado sus cartas sobre las prestaciones por despido no sorprende a Rubalcaba, quien ayer recordó cómo la presidenta de Castilla-La Mancha y número dos del PP, María Dolores de Cospedal, ya deslizó la idea del recorte hace tres semanas. 'Cuentan lo que oyen en casa', ironizó en alusión a cómo Cospedal no hizo entonces sino anticipar lo que su jefe de filas terminaría por confirmar. Las palabras de la secretaria general del PP fueron estas: 'Los trabajadores deben tener un mínimo de cobertura y habrá que negociar hasta qué punto la tienen que tener todos en la extensión que ahora, o sólo una parte o todos'.

Subrayando de nuevo su convicción de que España se juega en estas elecciones tanto como no se jugaba desde 1977, momento de la restauración democrática, el exvicepresidente formuló un aviso: muchas cosas 'están en riesgo', dijo en referencia expresa a los dos grandes pilares del Estado del bienestar: la sanidad y la educación. 'Los ciudadanos tienen derecho a saber que tenemos un modelo de sanidad y educación que está en juego', dijo antes de acudir a la didáctica: 'La gente piensa que la política no importa, que la economía la gobiernan los mercados. Y no es así (...).l Hay quien defiende que no haya regulación y quienes pensamos que, por encima del voto, no hay nada. Es política la decisión de decirles a los mercados que no pueden campar por sus fueros'.

Nada de lo que está en riesgo, fue su hilo conductor, resulta equiparable a decisiones drásticas que han castigado al Gobierno como la reducción salarial para funcionarios o la congelación de las pensiones. El PSOE, remachó el exministro del Interior, no ha 'tocado' la educación, ni la sanidad ni las becas. 'Podríamos haberlo hecho. Y las pensiones mínimas no las hemos tocado, es más, las hemos subido toda la legislatura. Con el PP los pensionistas no ganaron poder adquisitivo; con nosotros, un 30%'.

¿Le molesta a Rubalcaba que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, atribuya el mérito de la lucha contra la crisis al Gobierno pero, también, a Rajoy? El candidato socialista asegura que no. Y que entiende y sabe que Sarkozy pertenece al mismo ámbito político que Rajoy. Al final, disparó el dardo: 'La oposición de Rajoy no se la va a blanquear Sarkozy con unas declaración políticamente correcta'.

De ese mismo hilo tiró el ministro de la Presidencia y responsable del área de Igualdad y Bienestar Social del programa del PSOE, Ramón Jáuregui. El PP, sostuvo Jáuregui, 'no ha ayudado a España a salir de la crisis' porque en momentos puntuales, cuando el Gobierno tomó medidas relacionadas con la 'contracción fiscal' y las pensiones, este partido 'miró para otro lado'.

También la candidata socialista por Pontevedra y portavoz de su grupo en el Senado durante la recién finalizada legislatura, Carmela Silva, arremetió contra el PP por sus planes para los parados. A Mariano Rajoy, atacó Silva, 'no le tiembla la mano' para eliminar el subsidio de desempleo. La dirigente socialista retó a Rajoy a decir 'a la gente que se va a quedar sin subsidio'.

Y si Silva renovó la acusación de que Rajoy mantiene un 'programa oculto', un histórico del PSOE como Alfonso Guerra llegó más lejos con un auténtico vapuleo al líder del PP. Cabeza de lista por Sevilla, Guerra retrató ayer a Rajoy como un hombre 'con desidia, con galbana, tumbado, dormido, perezoso, indolente e indeciso'.

El presidente de la Comisión Constitucional del Congreso durante las dos últimas legislaturas endosó a Rajoy esa ristra de epítetos durante una conferencia pronunciada en la capital andaluza. Y lo hizo para contrastar el carácter del líder conservador con el de Rubalcaba, 'inteligente, despierto, levantado, ágil y capaz'.