Público
Público

Secuestradas dos cooperantes españolas en Kenia

Las dos trabajadoras de Médicos Sin Fronteras fueron capturadas a 100 kilómetros de la frontera con Somalia. Su conductor recibió un disparo de los asaltantes.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos españolas que trabajan para la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) fueron secuestradas este jueves en el campamento de refugiados somalíes de Dadaab, en el norte de Kenia, a 100 kilómetros de la frontera con Somalia. Las mujeres, una madrileña y otra de Palafrugell (Girona), circulaban en un vehículo cuando los asaltantes lo atacaron y las raptaron. El conductor resultó herido. Es el tercer secuestro que afecta a cooperantes nacionales en los últimos cuatro años.  

Las dos ciudadanas españolas, cuyas familias ya están al corriente de la situación, son dos logistas que trabajaban en la construcción de un hospital de atención primaria y nutricional, como ha informado la directora de operaciones de la entidad, Raquel Ayora, en una declaración sin preguntas ante los periodistas.

El secuestro ha tenido lugar cuando circulaban en un vehículo, en que el conductor resultó herido, aunque está fuera de peligro, ha informado la ONG, que es la única que no tiene seguridad privada en la zona por la política de la institución, ha precisado Ayora.

El campamento de Dadaab, uno de los mayores del mundo que atiende a casi medio millón de desplazados por el conflicto y la hambruna de su vecina Somalia, está dividido en diversos sectores, y en el incidente se ha localizado en el conocido con el nombre de Ifo.

La directora de Especiales de la productora La Fábrica de la Tele, Neus Sala, que se encuentra en Dadaab grabando un reportaje, dijo en conversación telefónica con Efe que varios testigos le habían contado que los secuestradores eran tres hombres somalíes que se hacían pasar por refugiados.

'Los testigos -que estaban informando a la Policía cuando hablamos con ellos- dijeron que las chicas, dos logistas de MSF que llevaban unos dos meses en Dadaab, se estaban preparando para construir un dispensario médico', aseguró Sala.

'Los testigos dijeron que las chicas se estaban preparando para construir un dispensario médico'Según los testigos citados por Sala, los secuestradores, que llevaban armas escondidas bajo los chalecos que vestían, cogieron a las trabajadoras, lanzaron una bomba que no explotó y huyeron en un vehículo mientras realizaban disparos al aire.

Siempre según la versión de Sala, los refugiados somalíes indicaron que las caras de los secuestradores no les eran familiares.

En declaraciones a la emisora local Capital FM, el portavoz de la Policía de Kenia, Erick Kiraithe, apuntó la posibilidad de que los asaltantes pertenecieran a la milicia fundamentalista islámica Al Shabab, que combate al Gobierno Federal de Transición somalí para instaurar un estado musulmán de corte wahabí en Somalia.

'Hay una gran operación en la zona para rescatar a las mujeres', señaló Kiraithe, quien agregó que varias agencias de seguridad forman parte de este dispositivo. Según la publicación digital Africa Review, que cita fuentes policiales sin identificar, dos helicópteros están tratando de localizar a las rehenes.

No obstante, Kiraithe precisó que 'las fuertes lluvias en la zona están dificultando las operaciones'. 'Creemos que las han llevado a Somalia, porque el vehículo se avistó circulando en dirección a la frontera a gran velocidad', añadió una fuente policial de Dadaab citada por la emisora keniana.

La política de empresa de MSF establece que no se opere con escolta armada en ningún país del mundo, excepto en Somalia.

López Cifuentes recordó que 'hace unas semanas' secuestraron en Dadaab un vehículo todoterreno perteneciente a la organización no gubernamental CARE International y a su conductor, que aún no han aparecido. 'Al Shabab advirtió hace tiempo que iban a llevar a cabo el secuestro de extranjeros, pero no por eso podemos dejar de hacer nuestro trabajo', aseguró este alto cargo de ACNUR en Kenia.

Según una televisión keniana, los secuestradores serían miembros del grupo islamista somalí Al Shabaab. La Policía keniana también sospecha de este grupo ligado a Al Qaeda y ya ha procedido a sellar la frontera entre los dos países, según informa la agencia Reuters.

El campamento de refugiados de Dadaab, creado en 1991, es el mayor del mundo y en la actualidad alberga a casi 500.000 refugiados somalíes que han huido de la inseguridad y la sequía que azotan a este país del Cuerno de Africa.

En las últimas semanas se han registrado varios secuestros de extranjeros en Kenia

En las últimas semanas, en Kenia se han registrado varios secuestros de extranjeros en zonas cercanas a la frontera con la volátil Somalia, en guerra civil desde 1991.

El último secuestro, de una ciudadana francesa discapacitada, se produjo el pasado 1 de octubre en el turístico archipiélago keniano de Lamu (este).

El Gobierno keniano ha enviado recientemente varios equipos de seguridad para vigilar la actividad en la porosa frontera que comparte con Somalia.

Ese país del Cuerno de África vive una permanente guerra civil y carece de un Gobierno efectivo desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país en manos de señores de la guerra tribales, milicias islámicas y bandas de delincuentes armados.