Público
Público

El segundo violador del Eixample se declara víctima de acoso policial

La niña de 12 años explicó durante el juicio cómo Alejandro Martínez Singul, quién niega los hechos, la amenazó en el ascensor para que se bajara los pantalones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Segundo violador del Eixample , Alejandro Martínez Singul, ha negado el último intento de violación a una niña de 12 años del que se le acusa y se declara víctima del acoso de los Mossos d'Esquadra y de la Fiscalía.

La sección décima de la Audiencia de Barcelona juzga desde este martes  a Singul, que afronta siete años y ocho meses de cárcel por el intento de agresión sexual y robo con intimidación a una menor en octubre de 2009, cuando estaba en libertad provisional a la espera de que se hiciera firme una condena por otros dos intentos de violación de los que finalmente fue absuelto.

En tono altivo, Singul ha asegurado que la mañana en que ocurrió el delito se encontraba solo en casa de su madre viendo la tele, y, como ya hiciera en sus anteriores juicios, ha vuelto a declararse víctima de una persecución policial desde que en 2007 quedó en libertad tras cumplir 16 años de cárcel por una decena de agresiones sexuales.

Se enfrenta a 7 años y ocho meses de cárcel  

En ese sentido, el agresor acusa a la Fiscalía de estar 'cometiendo un delito' por haber ordenado a los Mossos d'Esquadra su seguimiento policial ilegal cuando salió de la cárcel y ha llegado a apuntar que 'en el caso de que cometiera un delito, el ministerio público sería colaborador por estar perturbando a una persona'.

'Hay intereses políticos para sacar adelante las leyes y a mí se me ha utilizado', ha lamentado en su derecho a la última palabra el acusado, cuya excarcelación en el año 2007, sin que se le considerara rehabilitado, abrió un debate jurídico sobre cómo actuar contra los agresores sexuales reincidentes.

Frente a su proclamación de inocencia, la menor, que ha declarado protegida por una mampara que impedía su confrontación visual con el acusado, ha ratificado con contundencia la denuncia que en su día formuló ante los Mossos y ha evocado el intento de agresión sexual que sufrió el pasado 1 de octubre en el ascensor de su edificio del Eixample barcelonés.

La niña, en una declaración que después ha corroborado su madre, ha descrito con precisión al procesado y ha asegurado haberlo reconocido sin dudas tanto en el álbum fotográfico que le mostraron los Mossos d'Esquadra -con retratos de cerca de 40 violadores habituales de la provincia de Barcelona- como en las dos ruedas de reconocimiento que se practicaron en el Juzgado.

La menor ha explicado cómo el violador la cogió por la cintura y se la acercó a su cuerpo

En un estremecedor testimonio, la menor ha recordado cómo un hombre con gafas de sol y gorra la siguió hasta su casa, se coló en el ascensor y, tras amenazarla diciéndole que llevaba una pistola en el bolsillo, le pidió que le entregara sus pertenencias y, hasta en tres ocasiones, le exigió que se bajara los pantalones.

Al resistirse a hacerlo, ha añadido la menor ya entre lágrimas, el violador la cogió por la cintura y se la acercó a su cuerpo, hasta que se asustó al oír unos ruidos en el portal y abandonó el ascensor.

El procesado volvió a intentar entrar en el ascensor, sin éxito, porque la niña ya había pulsado el botón para ponerlo en marcha, ha relatado la menor, que afirma que a consecuencia de los hechos sigue teniendo 'mucho miedo' y sufre insomnio y pesadillas.

Singul fue detenido siete días después por una patrulla de Mossos que lo esperaba a la puerta de su casa, en el Eixample, vestido aún con la misma camiseta, gorra y gafas que describió la menor, según han testificado durante el juicio de este martes los agentes autonómicos.

La niña de 12 años sufre insomnio y pesadillas

En sus informes finales, el fiscal ha criticado que el procesado se escude en una supuesta persecución para enmascarar sus delitos y ha recordado que este último intento de violación es 'una fotografía' de muchos de los casos por que fue condenado a 65 años de cárcel: 'Un ascensor, menores y exigencia de dinero'.

La Audiencia de Barcelona condenó a Singul en 1992 -pena que más tarde confirmó el Tribunal Supremo- por cinco delitos de violación, cinco delitos de agresión sexual, cuatro más en grado de tentativa y cuatro faltas de lesiones. En mayo de 2007 Singul cumplió su pena y salió de la cárcel, aunque se encuentra en prisión provisional desde estos hechos.

Ahora, la Fiscalía le imputa un delito de robo con intimidación en grado de tentativa y un delito de agresión sexual cometido sobre menor de 12 años, también en grado de tentativa. Además solicita una indemnización de 3.000 euros para la menor y la prohibición de que Singul pueda aproximarse durante 10 años a la niña.