Público
Público

Siete partidos piden que se devuelvan las cuentas de 2011

PSOE y PNV ultiman el acuerdo para derrotar estas enmiendas a la totalidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno busca en el PNV el auxilio necesario para sortear a partir del próximo martes en el Congreso las cinco enmiendas a la totalidad a las que se enfrentará el proyecto de ley de Presupuestos para 2011. Siete partidos PP, CiU, BNG y UPyD de forma individual, e IU-ICV y ERC en un escrito conjunto reclaman la devolución íntegra del texto presentado por el Ejecutivo.

De forma paralela, los grupos socialista y vasco mantenían anoche vivos todos sus contactos para facilitar un pacto que permita al Gobierno superar este trámite parlamentario clave. La búsqueda del acuerdo se prolongará hoy, según confirmaron fuentes de la negociación, para tratar de limar la letra pequeña de un acuerdo presupuestario. El líder del PNV, Iñigo Urkullu, confesó ayer que existe 'voluntad' por ambas partes para cerrar un acuerdo encarrilado tras el compromiso del Gobierno de ceder al País Vasco un amplio paquete sociolaboral sellado hace tres semanas.

La de Urkullu fue la única señal con nombre y apellidos para prologar un acuerdo que el Grupo Socialista considera maduro después de los últimos contactos, que han incluido la participación directa del jefe del Ejecutivo y su interlocución con el presidente del PNV. Mientras el PSOE apura la negociación, varios grupos de la oposición buscan en las pensiones un resorte para complicar el escenario de acuerdo al PNV si finalmente se aviene a sostener con su apoyo los Presupuestos.

Conscientes de la proximidad del acuerdo, la oposición pretende introducir en la tramitación de los Presupuestos varias enmiendas parciales que fuercen al Gobierno a dar marcha atrás en su intención de congelar las pensiones contributivas en 2011, reclamación que comparte el PNV.

El Ejecutivo baraja vetar la tramitación de estas enmiendas, amparado en su derecho a tumbar cualquier iniciativa que suponga una disminución de ingresos o un incremento de gasto en los Presupuestos, lo que salvaría al Grupo Vasco de verse obligado a elegir entre su rechazo a la congelación de las pensiones o su eventual apoyo al Ejecutivo.

Materializando su rechazo, CiU definió las cuentas de 2011 como los 'Presupuestos del ni-ni' al registrar su enmienda a la totalidad. 'Ni son sociales, ni son productivos, ni cumplen con Catalunya', se explicó su portavoz en esta materia, Pere Macías.

Las formaciones situadas a la izquierda del PSOE BNG, IU, ICV y ERC presentaron juntas sus enmiendas a unos Presupuestos que sus portavoces coincidieron en calificar como los de la 'renuncia a la política en favor de los mercados y la resignación' ante la crisis.

UPyD también registró su enmienda contra las cuentas de 'la excepción vasca, el tutelaje internacional y el desmadre territorial', mientras NaBai y UPN anunciaron que, igual que Coalición Canaria, no pedirán la devolución del texto.