Público
Público

El Supremo archiva una querella contra Garzón por abuso de poder en la Operación Nécora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No todo está permitido contra Baltasar Garzón. En esta ocasión no ha colado la que sería cuarta querella contra el juez, suspendido de funciones por el Consejo General del Poder Judicial y trabajando en La Haya para el Tribunal Penal Internacional. 

A la espera de juicio por tener la 'osadía' de investigar los crímenes de la dictadura franquista, por las escuchas de la Gürtel y por el dinero recibido del Santander por unos cursos en Nueva York, el Tribunal Supremo (TS) ha archivado la querella que un condenado por la Operación Nécora, que después fue absuelto, presentó contra el juez de la Audiencia Nacional.

La sala de lo penal del TS ha decidido inadmitir la querella interpuesta por Eulogio Romero Betanzos, al que Garzón tomó declaración en los años noventa en el marco de la operación antidroga denominada Nécora, que le acusaba de prevaricación, abuso de poder, amenazas, coacción y falsedad durante su detención y toma de declarciones.

Romero Betanzos mandó un escrito a primeros de este año desde el centro penitenciario de Villabona (Asturias), donde se encuentra cumpliendo condena por otra causa del año 2003, denunciando una serie de conductas imputadas a Garzón.

'Tras decirle el juez que contra él no tiene mucho y que si colabora lo mandará a un hotel de cinco estrellas donde lo pasará muy mal, le muestra un álbum de fotos para que ponga su nombre y apellidos a los que allí aparecen. Como no lo hizo porque no sabía nada, el juez cumplió su amenaza y lo mandó a la prisión de Herrera de la Mancha', dice el relato hecho por Romero a sus abogados.

También señala que durante los 15 meses que estuvo en prisión preventiva, Garzón, entonces magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional que investigaba la operación antidroga llevada a cabo en Galicia, 'denegó todas las peticiones de libertad que hizo su letrado diciéndole que a su defendido ni 'agua''.

El querellante no expresa ni razona los hechos ni aporta documentación alguna Eulogio Romero Betanzos fue condenado a doce años de prisión por su implicación en la Operación Nécora, pero la sentencia fue revocada por el TS y quedó en libertad en 1996.

En su queja ante el TS, el querellante se refiere también a que nunca ha llegado a recibir una indemnización por funcionamiento anormal o mal funcionamiento de la Administración de Justicia a causa del tiempo pasado en prisión y que el no tener dinero le condujo a delinquir en 2003 y volver a la cárcel.

Según el Supremo, Romero también dice en su escrito que, en el fondo, le da pena el juez Garzón por lo que 'le está cayendo', en referencia a las causas abiertas.

El Tribunal Supremo acuerda la inadmisión de la denuncia de Romero Betanzos porque su carta o queja 'presenta una falta de claridad' en cuanto a cuáles son los hechos objeto de la misma, sin especificar los delitos imputados al querellado.

Salvo la cita genérica de los delitos de prevaricación, abuso de poder, amenazas, coacciones y falsedad, el querellante no expresa ni razona los hechos que serían constitutivos de cada uno de dichos delitos ni aporta documentación alguna, según el TS.

Las acusaciones de Romero contra Garzón son en abstracto, comenta el Supremo, que recuerda que 'es imprescindible' en una querella que 'la descripción del suceso que realice el querellante se ofrezcan datos y las circunstancias' que permitan 'subsumirlo' en algunas de las descripciones típicas de las conductas delictivas del Código Penal.