Publicado: 22.11.2011 02:55 |Actualizado: 22.11.2011 02:55

UPyD confía en que el PP le permita tener grupo propio

Rosa Díez no aceptará ayudas de otras fuerzas para llegar al 5% exigido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La euforia por la histórica subida que obtuvo UPyD en las urnas se entremezcló ayer con el descontento de la formación por el reglamento parlamentario que le impide formar grupo propio pese a lograr en las elecciones del domingo cinco diputados y más de 1,1 millones de votos. La normativa establece que, para poder constituirlo, los partidos deben acumular, además de esos cinco escaños, el 5% de los sufragios del total estatal, cifra que UPyD no alcanzó por la mínima, ya que obtuvo el 4,69% de los votos.

La formación confía, no obstante, en que el PP, que tendrá mayoría en la Mesa del Congreso de los Diputados, haga una interpretación "legal pero justa" de dicha normativa y le permita conformar su propio grupo parlamentario. Tras la reunión, ayer, del Comité de Dirección del partido para valorar los resultados del 20-N, su portavoz, Rosa Díez, recordó que "hay jurisprudencia que permite creer que, atendiendo a la ley, UPyD podrá tener grupo parlamentario".

El partido apelará para ello a la generosidad de los conservadores, ya que no hará "trampas", explicaron. Esto significa que no aceptará que ninguna otra fuerza política le ceda un diputado para que, así, alcance el mínimo exigido por la legislación de las Cortes.

Se trata de una fórmula que ya ha sido utilizada en varias ocasiones. En 2000, tras la victoria por mayoría absoluta de José María Aznar, la Mesa de la Cámara Baja permitió que Coalición Canaria formara grupo propio a pesar de contar con tan sólo cuatro representantes, después de que UPN les cediera sus tres diputados, que posteriormente se integraron en el Grupo Popular. Y, en 2008, coincidiendo con la reválida de José Luis Rodríguez Zapatero, IU e ICV, que obtuvieron dos escaños, formaron grupo con ERC, tras el préstamo, durante 72 horas, de los dos diputados del BNG.

El Tribunal Constitucional estableció en mayo de 2007 que corresponde al Congreso y al Senado la interpretación de sus respectivos reglamentos a la hora de considerar si las formaciones elegidas cumplen todos los requisitos necesarios para poder contar con grupo parlamentario propio. La pelota está, por tanto, del lado del PP.

Díez pasó ayer de nuevo al ataque contra la Ley Electoral y contra los resultados que, en su opinión, ha otorgado esa normativa a partidos de tendencia nacionalista. Criticó que CiU haya conseguido 16 diputados y grupo propio pese a haber contabilizado sólo 100.000 votos más que UPyD, y denunció que Amaiur, con 330.000 sufragios, obtuviera siete escaños en la Cámara Baja. Según sostuvo, con un "sistema proporcional", la formación españolista hubiera logrado 17 representantes.

"Lo que pedimos es que no se penalice doblemente a los ciudadanos y al partido político por algo que no está ni en la Constitución ni en la Ley Electoral", reclamó en rueda de prensa. Y consideró "de justicia" y de "sentido común" que finalmente el PP ceda y le permita constituir su propio grupo.

La exdirigente socialista ya se ha puesto a disposición de Mariano Rajoy ante la situación "de emergencia" que, según explicó, vive el país. En su opinión, se debe actuar "de forma urgente". "No podemos perder ni medio minuto. De lo que nosotros dependa, quienes gobiernen siempre tendrán nuestro apoyo positivo para resolver la crisis política e institucional en la que nos encontramos", señaló, según informa Europa Press. Sus cinco diputados están, según ella, "dispuestos a trabajar de la mañana a la noche, sin ningún otro interés que el de contribuir a resolver los problemas de España".