Público
Público

Urkullu se pregunta por qué el PP no habla ahora con la banda si ya lo hizo con Aznar

Confía en que el presidente del Gobierno gestione "sus tiempos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No tocaron el tema pero el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, dijo tras su entrevista con Mariano Rajoy que el jefe del Ejecutivo debería hablar con ETA. No sólo por acelerar el proceso de disolución de la banda sino porque es 'absolutamente normal' que todo Gobierno tenga 'cauces de interlocución con cualquiera, incluso con una organización terrorista'. 'Creo que si al PP le ha sido posible hacerlo en tiempos de tregua, por qué no ahora en en el cese definitivo de la acción armada', reflexionó en rueda de prensa en Moncloa.

A pesar de que puso sobre la mesa algunos de los temas que más incomodan a las filas conservadoras, el encuentro fue cordial. Según Urkullu, Rajoy se mostró 'receptivo' con las propuestas del PNV, así como con la petición de cambios en la política penitenciaria. 'Soy consciente de la actitud de la que parte el PP, pero tengo la esperanza de que Rajoy sepa gestionar sus propios tiempos', dijo.

'Euskadi es una nación', afirma para reclamar un nuevo estatus en 2015

Urkullu pidió un acercamiento de los presos, que 'no castigue a los familiares' y que se adecúe a lo previsto en la Carta Magna sobre reinserción. En cuanto a las palabras del ministro del Interior, Jorge Fernández, de que la reinserción de los presos etarras será 'individualizada' y se ajustará al cumplimiento de la ley, el líder de los nacionalistas vascos pidió tanto a la izquierda abertzale como a ETA que 'hagan pedagogía' en su militancia porque 'todos son conscientes de que no habrá medidas generalizadas'.

Dijo que a su juicio hay que llegar al cierre del terrorismo con un pacto político con el 'mayor respaldo' conocido y en el que se cuente con 'todas las sensibilidades'. 'Todos sabemos que tenemos que gestionar esto con discreción', comentó mientras se negaba a contar lo que le había trasladado Rajoy.

En cualquier caso, Urkullu resaltó que la cuestión penitenciaria es sólo un aspecto más de la 'normalización' del País Vasco. E insistió en que había ido a ofrecerle a Rajoy 'consenso' para consolidar la paz en Euskadi tras el cese de la violencia y para las reformas que tiene que afrontar.

Exige que se apliquen reformas que 'no castiguen a los ciudadanos'

Durante más de dos horas, coincidieron en que es necesario pasar de 'la página negra del terrorismo' a la 'blanca de la concordia'. Además, Urkullu pidió un nuevo estatus político vasco para 2015. 'Euskadi es una nación', defendió recordando que lleva tiempo reclamando al Estado que interprete de forma flexible la Constitución y la disposición adicional primera que hace referencia a los derechos históricos.

En cuanto a la economía, Urkullu reconoció que son momentos de 'sacrificios para todos'. Aseguró que se está dejando atrás el 'riesgo' de una intervención de España, como en mayo de 2010, pero advirtió que la situación aún sigue siendo de 'emergencia'. Y afirmó que su partido actuará con 'responsabilidad y coherencia'.

Le preguntaron si eso significaba que dará su apoyo parlamentario a la Ley de Estabilidad Presupuestaria, a la reforma laboral o a la reestructuración del sistema financiero. No se comprometió a ello y recordó que al PP realmente no le hace falta por su mayoría absoluta. Advirtió que su intención no es convertirse en 'socio de Gobierno'. Para él lo fundamental es que las medidas que se lleven a cabo generen crecimiento y 'no castiguen a los ciudadanos'.

Fuentes cercanas a Rajoy sostuvieron que la entrevista versó principalmente sobre la situación económica y que este le transmitió su conocida posición sobre el final de ETA. Es decir, insistió en su disolución.