Público
Público

Uno de cada dos vascos quiere que se convoque un reférendum

Un 33% muestra deseos reales de independencia. Un 72% considera "injustificadas" las medidas de austeridad ante la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Uno de cada dos vascos se muestra favorable a la convocatoria de un referéndum sobre la independencia de Euskadi, mientras que un 38% es contrario y un 12% no se pronuncia. Porcentajes muy similares muestran son los ciudadanos preguntados por la consulta que Catalunya tiene previsto celebrar en 2014. Un 48% de los vascos se muestra a favor de la misma y un 37% en contra.

Sin embargo, los deseos reales de independencia han descendido en este último semestre con respecto a los anteriores. Ahora, en torno a un tercio de la ciudadanía vasca (31%) muestra un gran deseo por desligarse de España. La mayoría de los vascos (el 55%), dice tener pocos (22%) o ningún (33%) deseo de independencia, una actitud de rechazo lógica entre los no nacionalistas (81%), pero que también se da en casi la mitad de los votantes del PNV (47%).

 

Estos son algunos de los datos que se desprenden del último Euskobarómetro, el estudio sociológico que la Universidad del País Vasco realiza semestralmente, presentado este virnes en Bilbao por su director, el catedrático Francisco Llera. La encuesta se ha realizado a 1.200 personas en sus domicilios, entre los días 29 de octubre y 16 de noviembre. Es decir, tras las elecciones vascas y antes de las catalanas.

Continuando con el modelo de estado que prefieren los vascos, siguen divididos entre autonomismo, federalismo e independentismo: un 34% apuesta por la actual fórmula autonómica, un 33% por un posible escenario federal, un 25% por la independencia y sólo un 4% por el centralismo.

Con respecto a otros temas, un 83% de los ciudadanos vascos dice sentir los efectos de la crisis, once puntos más que en el último año, el empleo es la mayor preocupación para un 61%, cinco puntos más que en el último semestre. Muy relevante es el descontento de la ciudadanía con las políticas que se están llevando a cabo para combatir la crisis. Y es que hasta un 72% considera 'injustificadas' las medidas derivadas de las políticas de austeridad y 57% rechaza el argumento de los políticos de que no queda otras alternativas.

Además, el 51% de los vascos considera 'negativo para Euskadi' el anterior Gobierno vasco encabezado por Patxi López, con un incremento semestral de 9 puntos, y un 86% califica como 'mala' la gestión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, un año después de su llegada al Ejecutivo central.

Un 53% de los vascos se muestra de acuerdo con las últimas decisiones judiciales o penitenciarias adoptadas, como la reducción de penas o excarcelaciones de presos condenados por terrorismo producidas en los últimos meses, mientras que un 24% se declara en desacuerdo y un 23% expresa su indefinición al respecto.

Asimismo, un 57% de vascos se muestra 'muy o bastante satisfecho' con el resultado de las elecciones autonómicas celebradas el pasado 21 de octubre en Euskadi y la fórmula de gobierno en coalición entre PNV y EH Bildu, con la aprobación de un 26%, gana a un Ejecutivo de coalición conformado por PNV y PSE-EE, por el que apuestan un 23%.

Respecto al terrorismo, cuando ha pasado un año del cese de la violencia por parte de ETA, el rechazo frontal y mayoritario a la banda terrorista ha vuelto a máximos históricos, hasta un 64%. Otro 14% piensa que antes estaba justificada la violencia de ETA pero ahora ya no, y otro 11 % comparten los fines de la banda pero no los métodos violentos.

Sin embargo, a pesar de su menor significación estadística, lo más llamativo sigue siendo la práctica desaparición del apoyo explícito y total a ETA (0,9 %), incluso en el electorado de EH Bildu (5 %). 'El electorado abertzale es cada vez más moderado', ha concluido Llera.

Hay un consenso en la sociedad vasca en como abordar el final del terrorismo: entre la firmeza y la generosidad para la reconciliación, ha dicho Llera. Así, para más de las tres cuartas partes (78 %) 'para un buen final del ciclo de la violencia en el País Vasco no debe de haber ni vencedores, ni vencidos'.