Público
Público

Los veteranos revindican su papel en el movimiento 15M

Los abuelos del 15M que han sido desalojados del Paseo del Prado coinciden en que el movimiento les ha "devuelto la juventud"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pilar, 68 años; Román, 76; Ángel, 70; Violeta, 59; Juan Felipe, 60; Lázaro, 70. Ellos son los seis indignados 'veteranos' que han acampado esta noche en el Paseo del Prado para protestar contra la reforma de la Constitución, hasta que la policía les ha desalojado a primera hora de la mañana. Tras una asamblea multitudinaria en Sol, cerca de 200 personas les escoltaron en silencio, para no molestar a los vecinos, hasta el césped donde tenían previsto montar las tiendas, entre las glorietas de Neptuno y Cibeles.

Por el camino, en un par de ocasiones, Román no pudo evitar gritar: 'Que no, que no, que no nos representan', pero rápidamente los manifestantes le hacían callar. '¡Qué contento estás!', le decían los que le acompañaban. 'Pues claro, ¿cómo no voy a estar contento?', respondía él, riendo.

Todos ellos coinciden en que el movimiento 15M les ha devuelto la energía. 'Para mí ha sido una fuerza que me ha dado juventud, me he transformado totalmente', asegura Lázaro, 'mis hijos me dicen que parezco otro', añade. Ángel, que trabajaba de técnico de telecomunicaciones, coincide con él. 'Esto me ha dado fuerzas, lo que no he hecho a mis 20 años lo voy a hacer ahora', afirma.

'Los huesos te duelen más que a otra edad, pero lo que está pasando es muy grave'

Como jóvenes en un campamento, las risas y la emoción eran constantes y no parecieron acordarse de la incomodidad de dormir en la calle. 'Es una experiencia —reflexiona Ángel— me costará, pero oye, es una cosa nueva, y al final la ilusión ha podido mucho más'. Violeta tiene claro la importancia de la acampada. 'Los huesos te duelen más que a otra edad, pero lo que está pasando es muy grave, a la gente que está próxima a jubilarse nos afecta muchísimo', sostiene.

A las tres y media de la madrugada la acampada estaba ya lista en una zona de tierra en el Paseo del Prado. Violeta y Pilar se descalzaron y se acostaron en los colchones que habían traído otros indignados. Mientras, muchos se resistían a abandonar a sus 'abuelos'. 'Venga, no nos cuidéis tanto', bromeaba Román, 'que nosotros ya somos mayorcitos'.

'Me indigna tanto esta reforma que lo menos que puedo hacer es acampar', explica Violeta. Aún no está jubilada pero se encuentra en paro desde diciembre y con pocas expectativas de encontrar trabajo. 'Siendo mujer y con 59 años nadie me va a dar trabajo', asegura, 'con lo cual voy a pasar del paro a la jubilación con una pensión mínima'. La reforma puede suponer que, en algún momento, 'en lugar de pagar las pensiones, paguen la deuda, y esto es muy grave'.

El PSOE y el PP ponen 'el capital por encima de las personas', afirma Violeta

'Ya me gustaría a mí llegar con esa energía a su edad', comenta una joven indignada. Violeta, vestida con una blusa negra con lunares blancos, mostraba la apariencia de cualquier abuela y verla con esa decisión no dejaba de sorprender a los presentes. 'El problema no es solo el bipartidismo', explica, 'si no que el PSOE y el PP defienden en realidad lo mismo: los mercados, poner el capital por encima de las personas, permitir que en los desahucios se estén echando a la gente permanentemente de sus casas, porque los bancos quieren cobrar su hipoteca... y eso lo está haciendo que dé igual un partido que otro.'

Ángel lamenta el conformismo que hay entre la gente de edad avanzada. 'Decimos: bueno, mientras no me toquen la pensión...', comenta, 'pero claro, luego piensas en tus hijos, que si uno está en paro, que si otro pierde su trabajo, y de ahí viene la indignación'.

Cuando Lázaro propuso en la asamblea del pasado domingo, frente a miles de personas, su deseo de que 'los abuelos del 15M' hicieran una acampada junto al Congreso, se oyó uno de los aplausos más intensos que se han dado en la historia del movimiento indignado.

'Quiero que digan: Si este tío, con 70 años, lo hace, ¿por qué no lo puedo hacer yo?'

'Lo hago en parte porque quiero levantar a la gente de tercera edad', cuenta, 'quiero servir de espejo y que digan: si este tío, con 70 años, lo hace, ¿por qué no lo puedo hacer yo?'. Para él, la falta de confianza es el principal problema. 'Necesitan ese empujoncito, que se sientan ellos también protagonistas', apunta.

Esperaban que hoy, a lo largo del día, más veteranos se fueran uniendo a la acampada. 'Hay más abuelos de los que la gente piensa en las manifestaciones y asambleas', asegura Violeta, 'pero parece que lo único que interesa es reflejar solo a los jóvenes y pintarlos además de perroflautas'.

Ahora que la policía les ha desalojado han decidido unirse a las actividades propuestas para esta tarde. A las 18:00 horas hay convocada una manifestación que partirá de la sede del PSOE, en la calle Ferraz, y se dirigirá hacia la del PP, en la calle Génova. En ambos puntos, la comisión del grupo de trabajo de economía de Sol leerá un manifiesto contra la reforma de la Constitución para fijar un límite de déficit.