Público
Público

Vicenç Navarro: "La reforma es un ataque al Estado de bienestar"

El catedrático de Ciencias Políticas alerta de lo que consideran un "ataque" a los derechos sociales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La propuesta del presidente del Gobierno, Jose Luis Rodríguez Zapatero, de reformar la Constitución para introducir un límite al gasto público ha desencadenado opiniones encontradas. Garantía o supresión del Estado del bienestar son los extremos entre los que se mueven los expertos.  El profesor Vicenç Navarro alerta de lo que consideran un 'ataque' al Estado del bienestar al limitar por mandato constitucional la inversión 'más grande' del gasto público: los derechos sociales.

¿Es necesaria una nueva legislación sobre el techo del déficit público?

No. Esta medida implica un ataque frontal al capítulo más importante del gasto público: el que incluye la sanidad, la educación, los servicios sociales, ayudas a la dependencia, pensiones y otros. Es decir, se trata de un ataque al Estado del bienestar. El gasto público es predominantemente social y hay un percepción generalizada que asume que es muy elevado, pero la evidencia no muestra que eso sea así. Poner un nuevo límite legal no me parece correcto, sobre todo porque se han estado bajando impuestos de manera notable. Es un enorme error que la única manera de rebajar el déficit sea recortar estos gastos.

¿Se debe incluir en la Constitución el límite al déficit?

Es erróneo plasmar en el texto constitucional esta medida, ya que supone darle una enorme rigidez.

«Al PP le viene bien para después decir que hacen lo ya dictado»

¿Esta posible reforma debe sustraerse al referéndum?

La democracia española es muy limitada y una de las menos participativas de Europa. No se puede tomar una medida de tal envergadura con el acuerdo de dos partidos, por muy mayoritarios que sean, sin consultar con el pueblo. Eso no es democrático. La democracia no es sólo votar cada cuatro años.

¿Por qué la propuesta llega en la actual coyuntura?

Porque hay que impresionar a los mercados y seguir las indicaciones de Merkel y Sarkozy. Hoy domina el pensamiento neoliberal y España hace esta propuesta para demostrar a Europa su rectitud y ortodoxia. Gobierno y oposición son los discípulos aventajados del liberalismo. Lo ha demostrado el PSOE en su respuesta a la crisis y al Partido Popular le vendrá bien esta propuesta para después decir, cuando gobiernen, que hacen lo que ya les viene dictado.