Público
Público

La vicepresidenta Salgado no irá en las listas del 20-N

En 2008 encabezó la candidatura por Cantabria. Elena Valenciano será la número dos por Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta primera y ministra de Economía del Gobierno, Elena Salgado, no repetirá en las candidaturas del PSOE en las próximas elecciones generales del 20 de noviembre, según confirmaron anoche fuentes de la dirección socialista consultadas por este diario.

Salgado, que encabezó la lista del PSOE por Cantabria en 2008, ha formado parte de todos los gobiernos presididos por José Luis Rodríguez Zapatero desde su llegada al poder en 2004, por lo que su caída del cartel socialista se convierte en la primera baja relevante –exceptuando la del propio presidente– en las próximas listas del PSOE, cuya elaboración se encuentra aún en una fase embrionaria.

En cualquier caso, Salgado no repetirá en las listas por decisión propia, según aseguran las fuentes del PSOE consultadas. Su deseo de no concurrir como candidata no supone necesariamente que abandone la política, precisión en la que insistieron anoche tanto el equipo electoral socialista como fuentes próximas a la propia vicepresidenta económica. Pocas horas antes de que el anuncio se materializara, el entorno de Salgado aún señalaba oficialmente que la responsable económica del Gobierno se mantiene “a disposición” del PSOE “si el partido lo desea”. Una vez comunicada su intención de no figurar en las listas, este ofrecimiento se mantenía vigente: “La vicepresidenta está a disposición de Rubalcaba”, según subrayó un portavoz de Salgado.

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno había sido hasta ahora, precisamente, uno de sus principales mentores. De hecho, Elena Salgado encabezó en los últimos comicios generales la lista cántabra, liderada hasta entonces por Rubalcaba, una vez que el ex vicepresidente ocupó el número uno por Cádiz, relevando al fallecido dirigente Alfonso Perales.Timón frente a la crisisSalgado ha sido desde la llegada de Zapatero a La Moncloa una foto fija en todos los equipos configurados por el jefe del Ejecutivo. Su primera cartera fue la de Sanidad y Consumo, cargo que desempeñó entre 2004 y 2007, pasando a continuación a ocupar el Ministerio de Administraciones Públicas, tarea que desempeñó entre 2007 y 2009.

Ese año, Salgado fue elevada al rango de vicepresidenta al sustituir a Pedro Solbes al frente de la Vicepresidencia segunda del Gobierno y el Ministerio de Economía y Hacienda. Su designación pretendió dar un nuevo impulso al Ejecutivo reforzando el timón del Gobierno frente a la crisis, tarea que le ha ocupado hasta la fecha.Después de la última remodelación del Gobierno tras la salida de Pérez Rubalcaba, en julio de 2011, fue ratificada como vicepresidenta de Asuntos Económicos y Rodríguez Zapatero la designó como sustituta para presidir el Consejo de Ministros, lo que le convierte de hecho en vicepresidenta primera.

Desde su nombramiento, Salgado ha sido la encargada de poner en marcha el duro plan de ajuste presupuestario con el objetivo de situar el déficit en 2013 en el 3% y calmar la voracidad de los mercados, cuyos envites contra la solvencia del Estado se ha visto obligada a combatir en los últimos dos años. Número dos por MadridEn el vaivén de nombres que acompaña siempre a la confección de las candidaturas, la cara de la subida frente a la cruz de la despedida de Salgado la encarnó Elena Valenciano. La responsable de campaña de Alfredo Pérez Rubalcaba fue confirmada como número dos en la lista del PSOE por Madrid que encabeza el candidato.

Rubalcaba ya había sugerido esa posibilidad al adelantar que sus más cercanos colaboradores –círculo que encabeza Valenciano– ocuparían puestos importantes en las listas del PSOE y que no habría sorpresas a modo de fichajes. La relevancia de Valenciano dentro de la dirección socialista ha crecido desde la designación de Rubalcaba como sustituto de Zapatero, hasta convertirla en el brazo derecho del candidato. Rubalcaba aprovechó este anuncio para reclamar a las organizaciones territoriales más presencia de mujeres en las candidaturas socialistas y recomendar a los dirigentes del PSOE que “pongan mujeres al frente de las listas”. “Hay que hacer un esfuerzo para que esta paridad, esta igualdad que defendemos, empiece por reflejarse en las listas. Si pudiera multiplicar por dos, ese sería mi objetivo”, concluyó el candidato socialista.