Público
Público

La vieja guardia del PSOE arropa a Tomás Gómez

El líder del PSM afirma ser "leal" a Zapatero, pero no "sumiso" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tomás Gómez, el autoproclamado 'candidato de las bases' en las primarias del PSM, es también el candidato de buena parte de la vieja guardia socialista. Se escenificó ayer, durante un desayuno informativo en el que el secretario general de los socialistas madrileñosestuvo arropado por cinco ex ministros de Felipe González, entre otros asistentes.

La presencia que más sorprendió fue la del titular de Interior entre 1982 y 1988, José Barrionuevo, condenado por su responsabilidad en los crímenes de los GAL. Fuentes del equipo de Gómez explicaron que Barrionuevo fue invitado y sentado en la mesa presidencial por los organizadores del Fórum Europa.

El equipo de Gómez asegura no haber invitado a Barrionuevo

También asistieron Virgilio Zapatero, Javier Gómez Navarro, Carlos Romero y Matilde Fernández todos miembros de los diferentes gobiernos de González,así como el ex alcalde de Madrid Juan Barranco, el ex presidente regional Joaquín Leguina o el ex secretario general de UGT Nicolás Redondo.

De la actual ejecutiva federal del PSOE acudieron la portavoz en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, y los diputados en el Congreso Álvaro Cuesta y José Andrés Torres Mora. Este último, que fue jefe de Gabinete de Zapatero, presentó ayer a Gómez como el vencedor de las primarias que enfrentarán al líder del PSM con Trinidad Jiménez el 3 de octubre. 'Tomás es la apuesta de Madrid por sí misma y esa siempre es una apuesta ganadora', insistió.

Torres Mora dio paso a Gómez, que enarboló un cuidado discurso a favor del valor de la política y contra el 'auge neoliberal' que se vive, según él, sobre todo en la Comunidad de Madrid. El líder del PSM reconoció que en la batalla abierta por la candidatura socialista para Madrid 'no es lo mejor' tener al aparato federal 'enfrente' para, a renglón seguido, negar cualquier tipo deenfrentamiento con Zapatero.

El candidato exige garantías para que el voto sea secreto el 3 de octubre

'Decidimos que la democracia manda y que es más fácil que se equivoque uno a que se equivoque la mayoría', afirmó, en referencia a la reunión que mantuvieron ambos el 5 de agosto, y en la que Gómez reafirmó al presidente su intención de ser candidato. Zapatero se inclinó entonces a favor de Jiménez. Pero el líder del PSM quiso dejar claro ayer que si bien es 'leal' al presidente del Gobierno, no es 'sumiso'.

Después de que el entorno de la ministra pidiera a los órganos internos del PSOE que garanticen el voto secreto de los afiliados, Gómez aseguró que su equipo tiene aún 'más interés' en que las votaciones sean secretas y que los sobres vayan 'lacrados'.

Gómez volvió a defender el proceso de primarias, que, según él, cumple con los tres elementos que 'garantizan la calidad democrática'. Citó la condición de que exista más de un candidato, que los militantes 'conozcan las propuestas' de cada uno de los aspirantes, así como la 'neutralidad del aparato federal'. Cuando el líder del PSM se refirió a esta última cuestión muchos de los asistentes no pudieron evitar la risa.

Las disputas del PSM, agudizadas el jueves después de que el recuento de los avales de uno y otro candidato profundizara más la diferencia de apoyo, finalizarán, según Gómez, cuando se celebren las primarias. 'El 3 de octubre se acabarán las tensiones', recalcó, 'y en mayo habrá un cambio de Gobierno en Madrid', sentenció el líder socialista.