Público
Público

De vuelta a la política madrileña

La ministra insiste en tener presente lo que dicen las encuestas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Trinidad Jiménez llega la primera y se va la última cuando de trabajar se trata', según recalcan sus colaboradores más cercanos.

Ministra y candidata a tiempo completo, lo ha demostrado en la campaña de las primarias. Jiménez ha desplegado jornadas maratonianas en las que ha intercalado su trabajo en la cartera de Sanidad con las visitas a las agrupaciones hasta seis diarias en fin de semana. Y aún ha sacado tiempo para irse de fiestas patronales o participar en encuentros con la militancia a medianoche.

Ha conseguido arrancar elogios de la propia Esperanza Aguirre

Ni acaba de llegar a la política ni las primarias son su primera campaña electoral. Con una profunda conciencia política, forjada en el seno de la familia Jiménez Villarejo hija de magistrado y sobrina de fiscal, su trayectoria se ha labrado desde los peldaños más bajos y ha ido en continuo ascenso. Empezó a trabajar en el PSOE como asesora en el área internacional, colaboró con Felipe González en la Fundación Progreso Global y en su casa se gestó el embrión decisivo de Nueva Vía, el grupo que aupó a José Luis Rodríguez Zapatero al liderazgo del PSOE.

No hay reto que la amilane. Bajo su sonrisa perenne y su actitud siempre amable se esconde una mujer de hierro. Zapatero le dijo que tenía que ser la candidata a la alcaldía de Madrid y se inventó el trinimaratón para compensar su desconocimiento de la política municipal (Jiménez nació en Málaga hace 48 años, aunque vive en la capital desde que es mayor de edad), a la que se dedicó durante una legislatura, hasta que el presidente del Gobierno la recuperó para la Secretaría de Estado de Iberoamérica, desde la que llegó a su actual responsabilidad.

Hace dos meses, ya como ministra es el tercer miembro del Gobierno con mejor valoración en las encuestas,decidió regresar a la política madrileña. Ella sostiene que por propia iniciativa, impulsada por los buenos augurios de las encuestas, pero nadie duda de que en su decisión Zapatero influyó de manera decisiva. 'Soy leal al proyecto socialista', se ha justificado a lo largo de la campaña.

'Es una mujer de partido', indican quienes la conocen de cerca

Si hoy resulta elegida por su partido, se comprobará si a la gente le gusta Jiménez tanto como a Jiménez le gusta la gente. La cercanía es una de sus señas de identidad. 'Es capaz de transmitir confianza y empatía tanto en reuniones de alto nivel como en conversaciones informales con los ciudadanos', se destaca desde su entorno.

No es una ministra al uso, de las que se queda en los despachos y los salones. Le gusta pasear por las calles del Rastro madrileño y su espontaneidad ha salido a relucir en más de un acto de esta campaña. En las fiestas de Alcalá de Henares se lanzó a bailar sevillanas es una apasionada del baile y en un acto con mujeres cantó un chotis compuesto en su honor.

'Tiene las ideas claras, es una mujer de partido y, sobre todo, es una líder que tiene una gran capacidad para generar grupos de trabajo y fomentar liderazgos compartidos', señalan quienes la conocen y han trabajado con ella. Como ministra ha acreditado su capacidad para lograr acuerdos y hasta ha conseguido arrancar elogios de la que, si hoy gana, será su próxima rival: Esperanza Aguirre.