Público
Público

Zapatero explica su programa de reformas al G-20

El presidente del Gobierno desgranó los cambios en el mercado laboral, sistema financiero y pensiones que aborda el país para recuperar la confianza de los mercados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Entre Suráfrica y Australia. Así cenó ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la cena inaugural del G-20 de Toronto , rodeado por dos de las representaciones más australes del nuevo foro económico mundial.

Zapatero tuvo un papel destacado en la cena (era uno de los líderes mundiales encargados de tomar la palabra y dinamizar el debate) ofrecida por el primerministro canadiense, Stephen Harper, a los líderes del G-20.

Zapatero aprovechó su intervención principal, de alrededor de diez minutos, para defender las reformas estructurales que ha llevado a cabo España en los últimos meses. Su discurso se centró en explicar el ajuste presupuestario pero, sobre todo, en dar las princiaples líneas de actuación que se llevarán a cabo en la reforma laboral y financiera .

La flexibilación del mercado de trabajo, aplaudida ya por los organismos internacionales y por otras potencias europeas, la reestructaración de las cajas de ahorros y la reforma de las pensiones, ocuparon gran parte de la intervención de Zapatero.

El presidente del Gobierno dejó claro ante los líderes de las principales economías mundiales el giro en política económica que ha adoptado a raíz de la crisis de deuda soberana que se ha extendido por Europa, y que pretende recuperar la confianza en la economía española, clave para la estabilidad de la zona del euro. El presidente también se adentró en una de las polémicas más activas de la cumbre: cómo conjugar consolidación fiscal y crecimiento.

Zapatero comparte la preocupación del presidente estadounidense, Barack Obama de conjugar la responsabilidad fiscal con una recuperación económica sostenida. El equilibrio entre ambos objetivos será uno de las conclusiones más controvertidas de la cumbre de hoy.

La cena de ayer fue el aperitivo de la apretada agenda del los mandatarios del G-20 hoy. La reunión arrancará, precisamente, con la disyuntiva entre consolidación fiscal y crecimiento, y concluirá con el debate sobre la regulación financiera que verá la luz en otoño.

Zapatero apoyará la tesis europea de crear un gravamen para los bancos, un asunto en el que el presidente sacará pecho, ya que España implementó hace años una regulación (el Fondo de Garantía de Depósitos y las reservas contracíclicas) que le ha llevado a tener ya cubiertos el grueso de los mecanismos de instrumentación de la nueva normativa.

Además, el presidente tendrá la oportunidad de entrevistarse brevemente con los líderes de Turquía, India, Indonesia, Japón y Arabia Saudi.