Público
Público

Zapatero ironiza sobre un PP sin líderes y sin Bush

El presidente hurga en la crisis de la derecha y afirma que en el Partido Popular ya se piensa en la sucesión de Rajoy // "Que nadie pierda el tiempo pidiendo el despido libre", advierte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

“Voy a ir al grano”, avanzó el presidente del Gobierno. El grano era el PP. José Luis Rodríguez Zapatero llenó ayer el pabellón deportivo de Riazor, en A Coruña, al grito de “¡Lista, lista, lista… Galicia es socialista!” lanzando un doble mensaje. A los publicistas de un mercado laboral sin reglas les avisó: “Que nadie pierda el tiempo pidiendo recortes sociales y el despido libre”. Para el presidente, la solución no es engrosar aún más la bolsa del paro, sino invertir en gasto público, especialmente en formación y educación.

Segundo aviso. La derecha debe arrimar el hombro para hacer frente juntos a la crisis económica. “El PP tiene varios problemas”, reflexionó Zapatero. “¡Muchos!”, se oyó gritar a una voz entre el público. “Sí muchos”, asintió el presidente. Los conservadores, sostuvo, no sólo se han quedado sin líderes, sino también sin referentes ideológicos tras la salida de George W. Bush de la Casa Blanca. “De líderes no andan nada bien –afirmó–. Aquí en Galicia tienen a Feijóo... bueno. Y de Rajoy no diré nada, ya hay bastantes en el PP que están todo el día hablando de él y esperando a ver cuándo le suceden”.

Unas 6.000 personas llenaron el mitin de A Coruña, el feudo socialista creado en 1983 por Paco Vázquez, ahora exiliado como embajador de Zapatero ante Benedicto XVI. Su discípulo, Javier Losada, gobierna cómodamente la ciudad en coalición con los nacionalistas, un verdadero sacrilegio para Vázquez, durante años el demonio españolista para el BNG.

El único rastro del vazquismo que se divisaba ayer desde el pabellón deportivo es el paseo marítimo de nueve kilómetros de longitud, el más grande de Europa, un milagro de farolas y cemento del que presumen los coruñeses. Quizás por ello el tono vaticano estuvo presente en el mitin de Riazor. “En tiempos de crisis, aquellos que menos tienen son los que saben dar más”, se le oyó decir a Zapatero en clave religiosa. “Si algo define a la historia de Galicia es la paciencia –continuó el presidente–, la paciencia que habéis tenido durante tantos años con la derecha”. El líder socialista fue interrumpido entonces por aplausos y un estruendo provocado por cientos de pies pateando la tarima de la tribuna central.

Y es que, tanto Rodríguez Zapatero como el candidato socialista a la Xunta, Emilio Pérez Touriño, incidieron en el ¿Quieres que vuelvan?, el eslogan acuñado por Xuventudes Socialistas de Galicia. Una de las claves de la campaña electoral es la movilización del voto, especialmente el juvenil. Por eso Zapatero apeló a “los jóvenes que limpiaron las playas gallegas de chapapote y los despachos de caciques” hace cuatro años para que voten socialista el próximo 1 de marzo. “Desde que Touriño es presidente –concluyó Zapatero– Galicia es de los gallegos y no de los caciques”.

Emilio Pérez Touriño, mientras, parece haberse apropiado del copyright de la receta económica acuñada por una carnicera de la plaza de abastos de Santiago, que el pasado sábado le dio la clave para salir de la crisis: “Tra-ba-jar”. “Las recetas de Rajoy y Feijóo –explicó– son congelar las pensiones, los salarios, la sanidad y la educación pública y la protección social”. Frente a las rebajas sociales, el candidato socialista defendió la receta creada en Carnicería Manolo O de Conxo: “Hay que trabajar desde la unidad –sentenció Touriño–, nunca desde la confrontación y la catástrofre”.

En un ataque directo a Núñez Feijóo y a la elección como cabeza de lista por Ourense del ya dimitido Luis Carrera, Touriño vociferó que, ante la crisis, lo responsable a juicio del PP es “no pagar impuestos y llevarse el dinero a las islas Caimán”. Para el candidato socialista, “quien no puede gobernar su casa, no puede gobernar un país”.

La radiografía de los socialistas sobre lo que está pasando en la derecha llegó también a Zúrich (Suiza). El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, participó en un acto ante emigrantes gallegos en el que advirtió a Rajoy de que “alguien por detrás está moviendo los hilillos para sucederle”. Blanco, en una entrevista radiofónica, se refirió además al elevado porcentaje de indecisos, casi un 30%, que reflejan todas las encuestas.

Y es que ayer fue día de sondeos. En el publicado por La Voz de Galicia, el PP baja de 37 a 35 escaños (la mayoría absoluta son 38); el PSOE sube de 25 a 27; y el BNG se mantiene en 13. En el de La Región, el PP se mueve entre 36 y 38 diputados, el PSOE entre 25 y 27, y el BNG, entre 12 y 13. Y en la encuesta de Xornal se otorga al PP 35 escaños; al PSOE, 24; y al BNG, 16. En pugna por la mayoría absoluta, el PSOE no descarta un tercer mitin de Zapatero en Galicia en la recta final de campaña.

 


Zapatero bromeó con el debate televisado previsto para el próximo día 20 en la TVG. Al candidato conservador “le tiemblan las piernas”, dijo el presidente, ya que Alberto Núñez Feijóo ha anunciado que no irá al debate, convocado a tres bandas por la televisión pública gallega. Y es que el PP exige también un cara a cara a solas con Pérez Touriño.

Núñez Feijóo no sería así el único al que le tiemblan las piernas, ya que ha dejado a Touriño y Quintana, que ya han comprometido su asistencia a la cita televisada, sin saber realmente qué hacer.

El PP no quiere que se repita lo ocurrido en las últimas elecciones generales, cuando se montó un exótico debate entre los tres líderes gallegos, que evidentemente no concurrían a las urnas, en el que Touriño y Quintana acabaron, inevitablemente, por poner contra las cuerdas a Feijóo.