Público
Público

Zapatero pide un Gobierno con "quince portavoces"

El presidente exige a su gabinete que "transmita confianza" frente a la crisis. "Que todos se impliquen en todo", reclama Rubalcaba 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Reestrenando su papel como portavoz de un Gobierno socialista, el nuevo vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, trasladó ayer el nuevo mandato impuesto por Rodríguez Zapatero a todos sus ministros. El jefe del Ejecutivo pidió a todo su Gobierno, sea cual sea su área de competencias, implicación absoluta y concertada para 'transmitir a los ciudadanos confianza en los ciudadanos' en la batalla contra la crisis y el esfuerzo colectivo de afianzar la recuperación y crear empleo.

'Estamos iniciando la recuperación, no quiero decir que quede poco ni que lo que quede sea fácil, pero la confianza basada en la experiencia nos dice que vamos a salir adelante'. La palabra confianza, siempre hermanada a la economía, preside el nuevo diccionario del Gobierno recién remodelado que ayer se estrenó en el Consejo de Ministros.

El Ejecutivo da por 'desparecida' y 'incertidumbre' financiera y política

Para abrir paso a este nuevo ánimo, el Ejecutivo anunció un esfuerzo extra de pedagogía política al que el presidente convocó a todos sus ministros, sin excepción. 'Zapatero ha pedido que expliquen qué hace su ministerio y los de todos. El Gobierno cuenta así con un presidente y quince portavoces', sintetizóRubalcaba para resumir la llamada a la ofensiva.

'Que todos se impliquen en todo. Que todo el mundo se dedique todo el tiempo a explicar lo que hace y qué hace el resto', explicó Rubalcaba. En un Consejo de Ministros 'singular', según el vicepresidente, tras las bienvenidas de quienes asumen responsabilidades o cambian de tareas, el jefe del Ejecutivo introdujo el escenario en el que, a su juicio, se moverán los próximos meses.

'Las incertidumbres financieras, presupuestarias y políticas han desaparecido', explicó Rubalcaba. La meta es una, la creación de empleo, y los caminos para lograrla tres: 'Austeridad, que debe ir acompañada de reformas, sin abandonar la cohesión social'.

El portavoz anunciauna ofensiva para explicar las reformascontra la crisis

Este el guión de la acción de Gobierno para los próximos meses, según esbozó el número dos del Ejecutivo. Y para completarlo es 'muy importante', insistió, 'comprometer a los ciudadanos en las reformas'. 'Gobernar no es pedir un cheque en blanco a los ciudadanos ni pretender que aplaudan, pero algunas de las reformas suponen sacrificios y un Gobierno nunca puede renunciar a explicar qué hace y por qué', defendió el nuevo hombre fuerte del Ejecutivo.

El regreso de Rubalcaba a la portavocía del Gobierno, materializado en una declaración de intenciones, le obligó a ejercitar un cuidado equilibrio sobre los tres alambres que gobierna: responsable último de la comunicación del Ejecutivo ayer confirmó la continuidad del equipo que encabeza el secretario de Estado, Félix Monteira, Vicepresidencia, e Interior, en un día con 13 detenidos en el entorno de ETA.

'Si Rajoy pudo, igualyo también', ironiza Rubalcaba sobre sus tres funciones

Uno y trino, ¿cómo compatibilizará obligaciones? 'Tengo una suerte, no es la primera vez que coinciden estas funciones en una misma persona. Mariano Rajoy fue lo mismo, y si él pudo, igual yo también', ironizó Rubalcaba ante la evidencia de que el trabajo comienza a acumularse en su despacho.

Rodríguez Zapatero le ha encargado la supervisión de los acuerdos de estabilidad firmados por el PSOE con Coalición Canaria y el PNV en coordinación con la responsable económica del Ejecutivo, Elena Salgado, y el de Política Territorial, Manuel Chaves.

Zapatero ordena al vicepresidente supervisar los pactos con CC y PNV

La distribución de funciones entre Rubalcaba y el nuevo ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, comienza también a perfilarse para reacomodar las tareas acumuladas por María Teresa Fernández de la Vega. Jáuregui llevará 'el día a día' de las relaciones con las Cortes, según anunció el vicepresidente, y la interlocución con la jerarquía católica que, en sus grandes trazos, marcaba De la Vega.

Rubalcaba se reserva la presidencia de la Comisión de Subsecretarios, el órgano clave de coordinación que prepara el contenido de cada Consejo de Ministros cuando aborde 'temas de fondo' para la acción política, aunque delegará ocasionalmente en Jáuregui esta obligación. Para quien quiera atribuirle una cuarta, la de delfín de Zapatero, el vicepresidente pronunció ayer la que será 'la respuesta, no una respuesta', según enfatizó: 'Ni este es el lugar, ni es este el momento, el lugar es la sede del PSOE y el momento, cuando el presidente quiera'.

Armado con un bolígrafo desechable y un bloc de notas en blanco, Rubalcaba regresó a la sala de prensa de la Moncloa 14 años, cinco meses y 26 días después de que se despidiera de ella en abril de 1996 tras ganar el PP las elecciones. Comunicar pasa por ser desde ayer el nuevo mandamiento del Gobierno.