Público
Público

Zapatero a Rajoy: «No soy un problema para la industria, lo soy para usted»

El líder del PP insiste en culpar al presidente de la marcha de la economía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aunque más sutiles que la pasada legislatura, las disputas entre PP y PSOE siguen durante este periodo de sesiones cargado de alusiones personales. Cada sesión de control, el PP en bloque intenta centrar en Zapatero sus ataques.

Secundado por sus diputados, Rajoy ha retomado tras las elecciones a su gusto por los juegos de palabras. En cada pleno trata de vertirlos sobre el presidente. En cada pleno, Zapatero trata de darle la vuelta a la tortilla.

Ayer no fue menos. La marcha de la industria sirvió como excusa para reeditar los reproches que desde hace un año se cruzan ambos líderes. Empezó fuerte Rajoy anclándose a las cifras que semana tras semana desbordan las previsiones del Gobierno. “Ha demostrado usted tener vista de lince, señor presidente. Como pitonisa no tiene precio”, ironizó.

Zapatero contraatacó levantando los primeros aplausos de su bancada: “Por razones de tiempo no voy a entrar en la vista de lince que tiene usted”. Luego se ciñó a los datos. Por cada uno negativo, esgrimido por Rajoy, presentó varios positivos. “Lo que yo le pido es que por una vez diga algo bueno de nuestro sector industrial, de nuestras empresas para dar confianza”, reprochó.

Pero al líder de la oposición aún le quedaban multitud de datos negativos en la manga. Una frase quedó flotando en el aire jaleada por los conservadores: “El problema no es nuestro sector industrial.

El problema es usted, señor presidente del Gobierno.”Zapatero estuvo rápido en su réplica: “Señor Rajoy, desde luego creo sinceramente que no soy ningún problema para la industria; es posible que sea un problema para usted”. Ya sin turno de réplica para Rajoy, los aplausos socialistas cerraron la intervención de Zapatero.

Cuando el presidente abandonaba el hemiciclo, la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría  aún intentó tener la última palabra: “El problema es que el señor que se va empieza a ser un problema para 45 millones de españoles”. Zapatero apenas le prestó atención.

Sáenz de Santamaría se centró en su par, la vicepresidenta Teresa Fernández De la Vega. “En el Consejo de Ministros hay más codazos que decretos”, le reprochó. De la Vega trató de destacar las contradicciones del PP. Superada de nuevo por la portavoz conservadora, la vicepresidenta volvió a enredarse en su respuesta.