Público
Público

Zapatero y López acuerdan un mensaje firme hacia Batasuna

Apuestan por una política antiterrorista "sin concesiones" en una cumbre en Moncloa junto a Rubalcaba y Ares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se reunió el sábado con el lehendakari, Patxi López, para analizar la eventual apertura de un nuevo escenario político en Euskadi marcado por el cambio de discurso de la ilegalizada Batasuna y el final de la banda terrorista ETA.

Los responsables de Interior del Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba, y del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, acudieron también a esta cita, que se prolongó en la Moncloa durante tres horas. Tres días después de que el jefe del Ejecutivo lanzara a Batasuna el mensaje de que sus pasos 'aunque insuficientes hoy, no van a ser en balde', Zapatero y López 'reafirmaron la continuidad de la política de firmeza' contra ETA y su entorno, según explicaron fuentes del Ejecutivo.

Batasuna 'debe romper con ETA si quiere algo', insiste el Ejecutivo

Este encuentro se produce en un momento clave en el que el Gobierno admite, como señaló el sábado el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, que 'no puede ser ajeno' al alejamiento de la violencia por parte de la izquierda abertzale ilegalizada. Como adelantaba ayer este diario, el Ejecutivo ha comenzado a modular su discurso ante la evolución de Batasuna. El mensaje de Zapatero, las palabras de Jáuregui y su inclusión en el núcleo duro del Gobierno junto a Rubalcaba otro profundo conocedor de la realidad vasca y la cumbre celebrada el sábado por la tarde en la Moncloa confirman que el Ejecutivo está afinando su estrategia ante un eventual nuevo horizonte en Euskadi, tras la apuesta de la izquierda abertzale ilegalizada por las 'vías políticas y democráticas en exclusiva'.

La condición impuesta a la antigua Batasuna si quiere incorporarse a la vida política no admite negociación. 'Deben romper definitivamente con la violencia si quieren algo, no sólo apuntar otras maneras', señalan fuentes del Gobierno, que concluyen que Zapatero y López coincidieron en mantener una línea 'firme y sin concesiones' frente a ETA y la izquierda abertzale ilegalizada. Los Gobiernos central y vasco ratificaron así la política antiterrorista seguida hasta la fecha como la única vía correcta. Y es que aunque cambiará de matiz el discurso de los Ejecutivos español y vasco, la estrategia será la dictada hasta ahora por Alfredo Pérez Rubalcaba para tratar de forzar una salida en una doble clave: o ETA anuncia el abandono definitivo de las armas, o la ilegalizada Batasuna se desmarca claramente de la banda.

Un portavoz del Gobierno vasco indicó además que la reunión entre el presidente y el lehendakari tenía, entre otros, el objetivo de 'afinar el mensaje' que se ofrecerá desde la Moncloa y Ajuria Enea. La estrategia ratificada por ambas partes fue mantener la política actual de 'tolerancia cero' y, a la vez, animar los pasos de la izquierda abertzale con un nuevo discurso que reconozca, efectivamente, su progresivo alejamiento de la violencia.

'El escepticismo se mantiene', se advierte desde el Gobierno vasco

Ambos ejecutivos coinciden en que es necesario alentar con mensajes los pasos de la ilegalizada Batasuna hacia las vías políticas, pero sin concesiones en el plano político, es decir, sin flexibilizar la presión con la Ley de Partidos, el control policial o la política penitenciaria.

Según las fuentes consultadas, el diagnóstico que comparten ambos gobiernos es que 'ETA está en el peor momento de su historia' y Batasuna ha realizado 'movimientos interesantes' hacia las vías políticas, pero que nada es 'definitivo'. 'El escepticismo se sigue manteniendo', advierten sin embargo.

El encuentro del sábado, celebrado después de la reunión del comité federal del PSOE, del que forman parte el propio Patxi López y su consejero Rodolfo Ares, estaba previsto de antemano. La cita se cerró el pasado lunes, cuando Rodríguez Zapatero comunicó por teléfono al lehendakari su decisión de incluir a Jáuregui en la inminente remodelación del Gobierno.

El encuentro habría de servir también, y así fue, para analizar la situación surgida tras el acuerdo de estabilidad suscrito entre el Ejecutivo y el PNV para garantizar el final de la legislatura y el cumplimiento del Estatuto de Gernika con el traspaso de 27 competencias.

'Todo avanza según los pasos previstos', señala Jesús Eguiguren

Los gobiernos de Zapatero y López están de acuerdo en que la izquierda abertzale dice 'cosas que antes no decía' y toman como referencia la entrevista ofrecida desde la cárcel por Arnaldo Otegi y publicada hace una semana por El País, a quien reprochan que 'aún mantiene otras cosas, como relacionar el logro de la paz con la determinación de las causas del conflicto. Eso es lo mismo que hablar de un precio político. Y ahí no vamos a entrar. No va a haber un proceso como los anteriores'.

Aunque no vaya a haber un cambio en la política antiterrorista de Madrid y Vitoria, ambos gobiernos han asumido finalmente la evolución de la izquierda abertzale hacia las vías políticas, de acuerdo al diagnóstico de la situación que desde hace un año defendía Jesús Eguiguren, presidente del Partido Socialista de Euskadi (PSE) e interlocutor del Gobierno en el último proceso de paz. Eguiguren señaló ayer a Público que 'todo avanza según los pasos previstos'.