Publicado: 14.09.2015 22:57 |Actualizado: 14.09.2015 22:57

Los 28 vuelven a dar la espalda a los refugiados y no logran un acuerdo
de reparto

"Algunos países, pocos" han impedido el acuerdo, se ha excusado Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior. Fuentes diplomáticas señalan a Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia como causantes del fracaso de la cumbre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz (izda), conversa con el comisario de Migración, Dimitris Avramopoulos, durante la reunión de los ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea (UE) celebrada para abordar la crisis migratoria y

El ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz (izda), conversa con el comisario de Migración, Dimitris Avramopoulos, durante la reunión de los ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea (UE). EFE/Olivier Hoslet

BRUSELAS.- Los ministros de Interior de la Unión Europea no han logrado este lunes la unanimidad necesaria para dar su respaldo político al plan de la Comisión Europea para reubicar a 120.000 demandantes de asilo llegados inicialmente a Italia y Grecia; y aplazan la decisión a su próxima reunión del 8 de octubre.

Una "gran mayoría" de países se han mostrado "comprometidos con el principio" de dar acogida a estos refugiados, según ha informado en una rueda de prensa final el ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo y presidente de turno de la UE, Jean Asselborn. Sin embargo, las dudas de "algunos países, pocos" han impedido el acuerdo, según explicó el ministro español, Jorge Fernández Díaz, que ha recalcado que España no planteó "ninguna reserva" al documento.

Las referencias a que el programa de reubicación fuera obligatorio ha sido uno de los problemas para el consenso, según han indicado fuentes diplomáticas, que han apuntado al grupo de Visegrado (Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia) y Letonia como las delegaciones que han bloqueado el pacto.

Las referencias a que el programa fuera obligatorio ha sido uno de los problemas para el consenso

Los ministros de Alemania y Francia habían anunciado de manera prematura el acuerdo horas antes de que concluyera la reunión, algo que "no ha ayudado" a superar los últimos escollos, según ha revelado un alto funcionario partícipe de las negociaciones.

Al frustrarse el acuerdo, el texto sobre el que trabajaban los ministros ha quedado en una declaración de la presidencia luxemburguesa que recoge el compromiso de una mayoría de Estados miembros con el proyecto. El objetivo es avanzar en el trabajo técnico durante las próximas semanas, de cara a perfilar un acuerdo definitivo en la próxima reunión de ministros de Interior, el 8 de octubre.

Aunque las normas de la UE exigen unanimidad para cerrar un texto que dé respaldo político a una decisión, en la práctica no será necesaria dicha unanimidad para acordar el programa y bastará que los países favorables sumen una mayoría cualificada.



Donald Tusk amenazó con convocar una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE si no se producían avances de calado en esta reunión

El presidente del Consejo, Donald Tusk, amenazó días atrás con convocar una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE en septiembre si no se producían avances de calado en la cita del lunes. Asselborn, sin embargo, ha recalcado que el consejo de ministros europeos puede tomar decisiones sin necesidad de unanimidad y que, en este caso, cuenta con una mayoría "muy, muy amplia".

Pese a estas diferencias, los ministros sí han logrado un acuerdo unánime para activar el primer programa de reubicación de demandantes de asilo llegados a Italia y Grecia, para el que Bruselas quiere 40.000 plazas. Por el momento, los Estados miembros sólo han comprometido 32.000, incluidas 1.300 para España.

Los países tienen hasta final de año para pactar "entre todos" el reparto de las 8.000 plazas restantes para lograr el objetivo de reubicar a 40.000 personas con derecho a la protección internacional.