Publicado: 22.11.2013 18:10 |Actualizado: 22.11.2013 18:10

Adelson gastará "lo que haga falta" para frenar el juego por Internet, "un peligro para la sociedad"

El magnate de Eurovegas está convencido de que los casinos 'online' causarán daño a los jóvenes estadounidenses económicamente vulnerables

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El magnate estadounidense de los casinos Sheldon Adelson está dispuesto a invertir "lo que haga falta" para frenar el avance del juego por Internet en Estados Unidos, según publica hoy la revista Forbes. "Estoy dispuesto a gastar lo que haga falta. Mis estándares morales me llevan a hablar de este asunto, porque soy de lejos la empresa más importante de este sector", dijo en una entrevista el magnate, quien considera el juego por Internet un peligro para la sociedad.

Sheldon, propietario de la empresa de casinos Las Vegas Sands, ha contratado a un equipo de abogados y a grupos de influencia en Washington para intentar convencer a los congresistas de que prohíban el juego por Internet. "No veo ningún motivo convincente para que el Gobierno permita a la gente jugar por Internet", asegura el magnate, en medio de un intenso debate en estados como Nueva Jersey, Delaware o Nevada donde se está debatiendo legalizar el juego por Internet.

Sheldon, que según la revista ha gastado mucho dinero para crear el grupo de presión Coalición para Frenar el Juego por Internet, tiene en el punto de mira a dos de las empresas que presionan para legalizar el juego por Internet: Caesar y MGM. Su campaña de presión estará liderada por un equipo de los dos partidos principales de EEUU, con el republicano George Pataki, exgobernador del estado de Nueva York, y los demócratas Wellington Webb, exalcalde de Denver, y Blanche Lincoln, exsenadora de Arkansas.

El multimillonario está convencido de que el juego por Internet causará daño a los jóvenes estadounidenses económicamente vulnerables ya que, según Sheldon, pueden ver en el juego una potencial solución para pagar sus abultadas deudas universitarias.

El propietario de Las Vegas Sands asegura, además, que todavía no hay un método tecnológico lo suficientemente eficiente para impedir que jueguen en Internet menores de edad, alcohólicos o adictos a otras sustancias. Las dos principales empresas que están detrás de la campaña para legalizar el juego por Internet en Estados Unidos, MGM Resorts y Caesar Entertainmente, defienden su modelo de negocio y afirman que hay tecnología suficiente para impedir esos problemas.

"La introducción del póker en Internet es el siguiente canal de distribución lógico para nuestro producto y nuestra marca, y lo apoya toda la industria excepto el señor Adelson", dijo Mitch Garber, consejero delegado de Caesars Acquisition. Adelson responde que su campaña no está motivada por miedo al daño que le pueda hacer la competencia en Estados Unidos, y recuerda que en la actualidad la mayor parte de sus ingresos provienen de sus casinos en el mercado asiático.

Según la revista, el argumento de Adelson es que los casinos tradicionales pueden ayudar a prevenir asuntos como el blanqueo de dinero, además de impedir el acceso a los locales a personas que no deberían jugar. El empresario llama "hipócritas" a los partidarios del juego por Internet que aseguran que una regulación estricta de ese negocio ayudaría a prevenir que determinados tipos de personas puedan apostar dinero en la red.

También asegura, además, que el juego por Internet puede terminar a largo plazo siendo "suicida" para el sector de los casinos en Estados Unidos, además de destruir cientos de miles de puestos de trabajo en el país.

Los españoles gastaron 23.776 millones de euros en juego presencial en 2012, un 27% menos que en 2008, lo que equivale al 2,4% del PIB, según revela el Anuario del Juego en España de la Fundación Codere. El juego presencial en términos netos (las cantidades jugadas menos los premios) alcanzó los 8.365 millones, teniendo en cuenta que 15.411 millones se distribuyeron entre los jugadores.

Las comunidades donde más juego presencial se registró en 2012 fueron Madrid (con 4.034 millones), Andalucía (3.738 millones), Catalunya (con 3.662 millones) y Valencia (con 2.749 millones). Asimismo, dentro del sector del juego presencial, las apuestas deportivas en salas y hostelería ascendieron a 405,1 millones de euros, casi el triple que en 2009, debido al incremento tanto del número de consumidores como de comunidades autónomas que han regulado esta modalidad.

De lo jugado en apuestas deportivas, las empresas facturaron 73,8 millones, incluyendo impuestos, gracias a un volumen de apuestas que alcanzó los 63 millones. En el caso online, se jugaron 2.727,8 millones de euros entre junio y diciembre de 2012 en las webs autorizadas por el Ministerio de Hacienda, de los cuales el margen de las empresas (descontados los premios) fue de 117,4 millones.

En cuanto al juego real (sin contar premios) en la red durante todo el año, es decir, el que incluye webs no autorizadas, juegos sociales y operadores públicos (Loterías y Apuestas del Estado y la ONCE) alcanzó los 434,8 millones de euros. //EFE