Público
Público

Al menos 40 muertos en un atentado en una boda en Afganistán

Hay también 77 heridos. Los talibanes condenan el atentado y culpan a las tropas internacionales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 40 personas han muerto y otras 74 resultaron heridas -varias en estado crítico- en una explosión, entrada la noche, durante una boda celebrada en el pueblo de Nagahan, en la provincia de Kandahar (sur de Afganistán).

Entre los muertos y los heridos hay varios niños. Las fuerzas de seguridad están investigando todavía si se ha tratado de un ataque con bomba o de un atentado suicida.

Según un residente de la zona, la explosión ocurrió durante la ceremonia de boda de un hijo del jefe de una compañía de seguridad que presta sus servicios a los convoyes logísticos de las tropas extranjeras desplegadas en el país.

Algunas fuentes afirmaron que se trató de un atentado suicida, pero Muhammad Anas dijo aún desconocer qué causó la explosión. Los talibanes no han reivindicado por el momento la autoría de los hechos.

Por su parte, los talibanes han negado su responsabilidad en el atentado suicida y han condenado el 'brutal acto', según declaró el grupo.

El portavoz Qari Yusuf Ahmadi declaró a Reuters, desde un lugar que no dio a conocer, que condena 'este acto brutal' y añadió que los talibán han emprendido la yihad (guerra santa) 'para liberar al pueblo de los ocupantes'. '¿Cómo podemos matarles?', se preguntó. Los talibán ha reivindicado anteriores ataques de la insurgencia pero se han retractado cuando los ataques han provocado víctimas civiles.  

Ahmadi culpó del atentado a la ISAF, la misión de la OTAN en Afganistán, cuyos ataques aéreos han matado a cientos de civiles.  

Pero una portavoz de la ISAF aseguró que la fuerza de la OTAN no está involucrada en este ataque y que sus efectivos han colaborado con las fuerzas de seguridad locales en las operaciones posteriores al atentado. 'Es una cuestión afgana', añadió la portavoz. 

Por su parte, el presidente afgano, Hamid Karzai, que la semana pasada propuso ante la Asamblea Nacional de Paz un plan para que los insurgentes abandonen las armas , ha calificado el ataque contra la boda como un 'atentado terrorista'. 'Este ataque (...) es obra de esas personas crueles que actúan en contra de los valores islámicos y divinos', subrayó Karzai en un comunicado.

Los talibanes dieron por iniciada el pasado 10 de mayo una campaña denominada 'Al-Faath' ('Victoria'), y desde entonces han protagonizado varios ataques de entidad contra bases de las tropas extranjeras desplegadas en Afganistán.

Sin embargo, la milicia insurgente también incluyó entre sus objetivos a las compañías logísticas o implicadas en tareas de reconstrucción, y a 'todos aquellos', dijeron, 'que apoyen o trabajen por el fortalecimiento del dominio extranjero'.

Las tropas internacionales presentes en Afganistán llevan meses preparándose para una intensa campaña en Kandahar, que es uno de los focos más conflictivos de Afganistán y un tradicional bastión de los insurgentes talibanes.

Las milicias han recurrido en el pasado a ataques suicidas o acciones de comandos, pero suelen hostigar a las tropas afganas y extranjeras con tácticas propias de las guerrillas tradicionales, como el emplazamiento de bombas camineras o las emboscadas.