Publicado: 10.07.2014 17:13 |Actualizado: 10.07.2014 17:13

Alemania expulsa al jefe de Inteligencia de EEUU en Berlín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Alemania ha instado al responsable de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EEUU en la embajada estadounidense de Berlín a abandonar el país, a raíz de la detección de dos supuestos casos de espionaje.

El portavoz de la canciller Angela Merkel, Steffen Seibert, ha explicado en un comunicado que la "petición" se ha realizado a raíz de las pesquisas abiertas y de las "dudas" surgidas "sobre las actividades de los servicios de Inteligencia de Estados Unidos en Alemania así como por los meses transcurridos sin obtener respuestas". El jefe de la CIA en Berlín debe abandonar el país en los próximos días para evitar un proceso formal de expulsión, que implicaría declararlo primero "persona non grata", una decisión sobre la que la legación estadounidense ha preferido no pronunciarse. 

La fiscalía federal anunció ayer que estaba investigando a una persona que trabaja en el Ministerio de Defensa alemán ante la posibilidad de que hubiese filtrado información a los servicios secretos de EEUU, y además efectuó varios registros. El miércoles de la semana pasada la fiscalía detuvo a un espía alemán acusado de actuar como agente doble para Washington, a quien habría desviado 218 documentos, entre ellos actas de la citada comisión que investiga la actividad de la inteligencia estadounidense en Alemania. Según las primeras investigaciones, los supuestos espías no habían tenido acceso a ningún tipo de información importante.

Seibert agregó que el Ejecutivo alemán se toma "muy en serio" este asunto, pese a que considera "indispensable" una cooperación "estrecha y en confianza" con Washington "en interés de la seguridad de sus ciudadanos y de sus misiones en el extranjero". Para mantener este tipo de relaciones bilaterales es "necesaria" la "confianza mutua" y la "transparencia", señaló Seibert, algo que Berlín "espera de sus socios más estrechos".

Poco antes del comunicado, Merkel realizó sus declaraciones más contundentes hasta ahora y advirtió de que "espiar a aliados" es una "pérdida de energía". "Tenemos muchos problemas, deberíamos centrarnos en las cosas importantes", declaró la canciller durante una comparecencia junto al primer ministro moldavo, Iurie Leanca. "La guerra fría ha concluido", las tareas de los servicios secretos en el siglo XXI deben ser otras muy distintas, y lo fundamental es mantener la "confianza" entre aliados que "comparten valores", añadió la canciller. "En estos tiempos lo decisivo es mantener la confianza, porque más confianza significa más seguridad", argumentó.

En tanto, la Casa Blanca aseguró que es "esencial" también para Estados Unidos que continúe su cooperación con Alemania en todo tipo de áreas. La portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, no quiso comentar específicamente la expulsión del jefe de los servicios secretos estadounidenses por tratarse de "un asunto de inteligencia".

El caso de los dos supuestos espías colma el vaso después de un año complicado para las relaciones entre Washington y Berlín que comenzó con las revelaciones del excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana Edward Snowden. En los documentos oficiales filtrados quedaban de manifiesto unas actividades de espionaje que incluían un supuesto pinchazo del teléfono de Merkel.