Publicado: 23.05.2012 22:51 |Actualizado: 23.05.2012 22:51

Amanecer Dorado espolea la caza al inmigrante en Grecia

Una muchedumbre apoyada por la ultraderecha trata de agredir a decenas de extranjeros en Patras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El sábado pasado, un inmigrante afgano apuñaló a un joven en la localidad griega de Patras. Hoy, a modo de venganza, un gran número de vecinos ha salido a la caza de las decenas de personas extranjeras que viven en una fábrica abandonada cercana.

Es una escena que comienza a no sorprender demasiado en Grecia, donde el partido neonazi Amanecer Dorado ha logrado colocar a 21 diputados en el parlamento y el discurso antiinmigrante ha ganado cierto peso.

El saldo de la jornada ha sido de nueve heridos y tres detenidos

De hecho, simpatizantes de la agrupación, armados con cascos y palos, se han unido a los vecinos en la lucha campal contra la policía, que trataba de impedir que los neonazis llegaran a la fábrica. Los bomberos también han tenido que intervenir para sofocar pequeños fuegos causados por los ultraderechistas.

Al caer la noche, el ambiente se ha tornado aún más violento. Los manifestantes han cortado carreteras con barricadas y han agredido con palos a la policía, que ha desplegado un gran número de antidisturbios, aunque el saldo de la jornada ha sido nueve heridos y tan solo tres detenidos.

"Ha llegado la hora del miedo para los traidores de la patria", afirmó Mijaloliakos

Amanecer Dorado se ha perfilado como un experto en la incitado al odio contra diversos colectivos. Su primera puesta en escena tras los comicios fue durante una rueda de prensa en la que obligó a los periodistas a levantarse al llegar el dirigente del partido. "Levantaos, mostrad respeto al líder", les gritó el organizador.

Cuando habló Nikos Mijaloliakos, el líder de la formación, esbozó su discurso: "Ha llegado la hora del miedo para los traidores de la patria", amenazó.

Pocos días después, militantes de este partido repartieron panfletos homófobos en Gazi una conocida zona frecuentada por la comunidad homosexual. En las hojas había otra amenaza: "Después de los inmigrantes, sois los siguientes".