Público
Público

conversación con Trump América Latina desconfía del ofrecimiento de Rajoy por su tibieza hacia Trump

"América Latina no requiere de interlocutores", le espeta Evo Morales al presidente español. La mayoría de países de la región se mueven entre la indiferencia y el escepticismo.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:

El presidente Mariano Rajoy habla por teléfono .

Durante la conversación que mantuvieron el pasado miércoles, Mariano Rajoy se ofreció a Donald Trump como interlocutor para América Latina, Europa, así como en el Norte de África y Medio Oriente. España quiere "colaborar cordialmente" con Estados Unidos en casi medio mundo, algo que, según Rajoy, está en las mejores condiciones de hacer.

Sin embargo, casi nadie fuera del PP cree que el presidente español pueda cumplir la función para la que se ha postulado. Rajoy fue incapaz de mencionar, siquiera de de pasada, el asunto del muro fronterizo que Trump quiere ampliar en México, como tampoco cuestionó el trato del presidente estadounidense hacia la comunidad latina de Estados Unidos. 

Rajoy tampoco puso la más mínima objeción a Trump por el veto migratorio que aprobó la semana pasada para siete países de mayoría musulmana. Tan considerado fue el presidente del Gobierno, que hasta a La Moncloa evitó mencionar que Trump pidió a Rajoy que pusiera más dinero en la OTAN. 

En España las acusaciones de servilismo han sido numerosas: desde "mayordomo" a "recadista", las críticas de la oposición hacia Rajoy se han sucedido una tras otra. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, es quien mejor ejemplifica el rechazo, por un lado, y la nula confianza por otro, al ofrecimiento de Rajoy: "No creo en sus dotes como mediador (no las ha demostrado en conflictos que le quedan cerca), y no hay nada que mediar con quien levanta muros. ¿Por qué no sigue el ejemplo de Merkel, o de otros líderes europeos y mundiales que no se han ofrecido servilmente a unas políticas que van contra los valores democráticos?", se preguntó ayer, miércoles, Colau.

En España las acusaciones de servilismo han sido numerosas: desde "mayordomo" a "recadista"

Las reacciones en el exterior, sobre todo en América Latina, se mueven entre la indiferencia de la mayoría, el escepticismo de otros y el rechazo de algunos más, como es el caso del presidente de Bolivia, Evo Morales. En México, el principal país afectado por las políticas migratorias de Trump, la prensa no se ha hecho eco de la conversación entre Rajoy y Trump, pese a que hace una semana sí recogieron la llamada del presidente español a su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, para trasladarle su solidaridad. Hace una semana, el propio Peña Nieto agradeció por Twitter el mensaje de Rajoy, pero en esta ocasión no hay reacción oficial del Gobierno mexicano al ofrecimiento del presidente español. En otros países latinomericanos como Argentina tampoco se ha prestado atención alguna a Rajoy.

Ha sido Evo Morales quien ha puesto voz a los más críticos. El presidente boliviano lanzó un claro mensaje a Rajoy: "América Latina no requiere de interlocutores". "Con todo el respeto que merece el Presidente Rajoy, América Latina no requiere de interlocutores. Son tiempos distintos, son tiempos de soberanía", escribió el mandatario boliviano en su cuenta oficial de Twitter, @evoespueblo.

En los últimos días, Evo Morales ha criticado varias veces el anuncio de Trump de construir un muro en la frontera con México para frenar el flujo de inmigrantes indocumentados. La actitud crítrica y contestataria del presidente boliviano hacia Trump contrasta con la tibieza de Rajoy y su Gobierno, algo que en América no han pasado por alto, de ahí la desconfianza y la incredulidad respecto al papel que pudiera jugar el presidente español en la región.