Público
Público

Amnistía reclama el procesamiento de Bush

El exdirigente cancela su viaje a Suiza por miedo al arresto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

George W. Bush no es una persona que viaje mucho, pero su agenda de compromisos internacionales se va a ver seriamente limitada en los próximos meses por la actividad de las asociaciones de derechos humanos.

La cancelación, el sábado, de un viaje a Suiza llevó a Amnistía Internacional a hacer un anuncio público para que cualquier Gobierno del mundo entable acciones judiciales contra el expresidente de Estados Unidos por su complicidad en casos de tortura a sospechosos de terrorismo.

'Bush se arriesga a una investigación y posible procesamiento por su responsabilidad en torturas y otros delitos bajo la legislación internacional, en especial en cualquiera de los 147 países que han firmado la Convención de la ONU contra la Tortura', señaló Amnistía Internacional en un comunicado.

Amnistía entregó el viernes un informe a la Fiscalía helvética con la intención de que Bush fuera detenido si llegaba a viajar a Suiza. Un día después, se anunció que el viaje de Bush había quedado cancelado. Estaba previsto que pronunciara una conferencia el 12 de febrero en una ceremonia organizada en Ginebra por la asociación judía Keren Hayesod.

La razón con la que se justificó la suspensión de la presencia de Bush fue el miedo a los incidentes a causa de las manifestaciones convocadas en la ciudad suiza para recibir al expresidente.

Keren Hayesod negó que la decisión de invitar a Bush fuera una 'provocación' y recordó que en ocasiones anteriores había contado con la asistencia del expresidente Bill Clinton, el exvicepresidente Al Gore o el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani.

Varios grupos de derechos humanos de Suiza tienen previsto presentar hoy en Ginebra una petición de procesamiento de George W. Bush de 2.500 páginas. Utilizarán el contenido de sus memorias, así como las declaraciones que hizo al presentar el libro a los medios de comunicación, para justificar una orden internacional de detención por el presunto uso de la tortura en la prisión militar de Guantánamo.

En el libro Decision Points, Bush confirmó que autorizó el uso de la tortura de asfixia simulada (waterboarding) a los interrogadores de la CIA y del Ejército. Sostuvo que el uso de esta técnica de interrogatorio fue decisiva para impedir que se cometieran nuevos atentados como el del 11-S.

'El presidente Bush ha admitido que ordenó la práctica del waterboarding, que es algo que todo el mundo acepta que se trata de una forma de tortura bajo el derecho internacional', dijo Reed Brody, abogado de Human Rights Watch. 'Según la convención contra la tortura, las autoridades están obligadas a abrir una investigación para procesar o extraditar a George W. Bush'.

El diputado suizo Dominique Baettig reclamó también al Gobierno de su país que Bush fuera detenido si se presentaba en Suiza.

El pasado 11 de enero se cumplió el noveno aniversario de la llegada de los primeros presos a Guantánamo. Un avión de transporte C-141 trasladó a los 20 primeros detenidos. En estos momentos, la cárcel alberga a más de 170 personas que siguen en un limbo jurídico.

Barak Obama firmó el primer día de su presidencia una orden ejecutiva que ordenaba el cierre de la prisión. Su Gobierno aún no ha encontrado la forma de llevarla a cabo.