Público
Público

Assange: "Hago un llamamiento para que se proteja mi trabajo"

El fundador de WikiLeaks pide ayuda internacional y acusa a Visa, MasterCard y PayPal de ser instrumentos de la diplomacia estadounidense

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha acusado a las compañías Visa, MasterCard y PayPal, entre otras, de ser instrumentos de la diplomacia estadounidense y ha pedido a la comunidad internacional que proteja su trabajo del acoso del que es víctima.

'Ahora sabemos que Visa, MasterCard, PayPal y otras son instrumentos de la política exterior de Estados Unidos. Es algo nuevo', señaló Assange a través de una conversación telefónica con su madre, Christine Assange, y cuyos detalles publica la edición digital del rotativo australiano The Age. La denuncia se produce después de que empresas como MasterCard, Visa, PayPal o Amazon rompiesen sus vínculos con Assange y WikiLeaks.

Christine Assange habló por teléfono durante diez minutos con su hijo y tomó nota por escrito del mensaje que luego transmitió al canal de televisión Seven Network. 'Hago un llamamiento a todo el mundo para que se proteja mi trabajo y a mi gente de estos ataques ilegales e inmorales', indicó el australiano encarcelado en Londres, quien comparecerá este martes por segunda vez ante el tribunal que decide su extradición a Suecia.

'Mis convicciones permanecen inalterables. Yo continúo fiel a mis ideales. Estas circunstancias no me harán cambiar. Si algo ha conseguido este proceso es reforzar mi determinación en la verdad', manifestó Assange.

Varias manifestaciones están convocadas ante el tribunal donde declarará Assange y se espera que sus abogados soliciten de nuevo su libertad bajo fianza mientras tratan de refutar los cargos de violación y acoso sexual que se le imputan en Suecia.

El fundador de WikiLeaks estará representado, entre otros, por el abogado Geoffrey Robertson, ex juez de apelaciones en el Tribunal Especial de la ONU para Sierra Leona. Robertson está especializado en casos relacionados con la libertad de expresión y ha tenido entre sus clientes al escritor anglo-indio Salman Rushdie, condenado en su día a muerte por una fatua del ayatolá Jomeini por su libro Los Versos Satánicos, considerado blasfemo por el líder religioso iraní.

Mientras tanto, continúan publicándose cables filtrados por la organización de Assange. En algunos de ellos, se cuenta cómo la policía británica ayudó a 'desarrollar pruebas' contra los padres de la niña Madeleine McCann, desaparecida en el sur de Portugal el 3 de mayo del 2007.

Según uno de esos cables, de los que se hace eco el diario británico The Guardian, el embajador británico en Portugal, Alexander Wykehams Ellis, informó en ese sentido a su colega estadounidense, Al Hoffman, en una reunión celebrada en septiembre de aquel año.

Aquella reunión tuvo lugar dos semanas después de que los padres de la pequeña, Kate y Gerry MacCann, fueran declarados formalmente 'arguidos' (sospechosos) por la policía portuguesa. Los McCann han venido sosteniendo desde entonces que 'no había prueba alguna que pudiera implicarles' en la desaparición de su hija.

Pero en un cable diplomático de carácter confidencial, el embajador estadounidense informaba de que, sin entrar en detalles, su colega británico reconoció que la policía británica había 'desarrollado pruebas' contra los McCann y que las policías de ambos países estaban 'colaborando'.

Esos comentarios atribuidos al embajador parecen contradecir, según The Guardian, la idea muy extendida entonces de que la consideración de sospechosos en la desaparición de la niña, que tenía entonces tres años, se debía únicamente a supuestas maquinaciones de la policía portuguesa.