Público
Público

Baja el riesgo de guerra nuclear y crece el de un atentado atómico

Medio centenar de líderes mundiales se comprometen a impedir un ataque nuclear de redes terroristas como Al Qaeda. EEUU y Rusia destruirán 68 toneladas de plutonio, suficientes para 17.000 bombas H

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Barack Obama ha agitado la amenaza de un atentado nuclear para subrayar la urgencia de proteger instalaciones y materiales de robos, sabotajes y tráficos ilegales, que podrían acabar en manos de organizaciones terroristas.

“No estamos aquí sólo para hablar sino para actuar”, dijo el mandatario estadounidense rodeado por más de 40 jefes de Estado y de Gobierno al clausurar los dos días de reunión de la Cumbre de Seguridad Nuclear, una iniciativa diplomática que culminó en indudable victoria internacional para la Casa Blanca.

“Una docena de países posee los materiales nucleares que pueden robarse para fabricar una bomba. Sólo una pequeña cantidad de plutonio, el tamaño de una manzana, podría matar o herir a cientos de miles de personas”, declaró el presidente. Su predecesor, George Bush, solía hablar de “muyahidines nucleares”.

Obama dijo que, “en una cruel ironía de la historia”, el peligro de guerra atómica se ha reducido, pero “el riesgo de un ataque nuclear crece” porque “redes terroristas como Al Qaeda han tratado de obtener el material para un arma atómica y, si lo consiguen, no hay duda de que la usarán”.

La reunión empezó con un momento de silencio por el accidente de avión que mató a casi todo el Gobierno polaco. La cumbre se centró en las acciones nacionales de los países para garantizar la seguridad de los materiales nucleares durante los próximos cuatro años y una mayor coordinación con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Los 47 países asistentes acordaron celebrar otro encuentro en 2012, en Corea del Sur

Los 47 países asistentes acordaron celebrar otro encuentro en 2012, en Corea del Sur, para medir los objetivos cumplidos. Como suele pasar en estos casos, los documentos finales (un comunicado expresando el apoyo de los asistentes a la iniciativa de Obama y un documento de trabajo destinado a fijar las pautas de seguimiento) estaban ya redactados de antemano, fruto del trabajo de las reuniones preparatorias; los líderes se limitaron a matizar algunos puntos y declarar sus intenciones. “La estructura del encuentro tenía como objetivo animar una verdadera conversación y no limitarse a un serie de discursos”, explicó un funcionario estadounidense.

Para dar ejemplo, Rusia y Estados Unidos firmaron un acuerdo según el cual se desharán de 68 toneladas de plutonio para uso armamentístico (que hubiera podido servir para fabricar 17.000 bombas).

Obama, afirmó que Irán 'debe recibir las consecuencias' de su resistencia a cumplir la voluntad internacional y seguir adelante con su programa nuclear. El mandatario estadounidense habló así en una rueda de prensa al término de la cumbre.

El mayor tanto diplomático de la cumbre fue la decisión de China de apuntarse a las negociaciones para reforzar las sanciones contra Irán, después del encuentro de hora y media que Obama y su colega chino, Hu Jintao, mantuvieron el lunes. Washington, “sensible a las necesidades energéticas de China”, y para dar mayores garantías a Pekín, negociaba entre bastidores la posibilidad de que los países del Golfo pudieran abastecer a China con petróleo en caso de que perdiera el bruto que importa de Irán.

Irán 'debe recibir las consecuencias' de su resistencia a cumplir la voluntad internacional 

El comunicado final de Washington reconoce que “el uranio enriquecido y el plutonio exigen precauciones especiales”; reafirma la “necesidad de cooperación entre los estados para prevenir y responder al tráfico nuclear ilícito”, y respalda la “puesta en marcha de fuertes medidas de seguridad que no interfieran en el derecho de los estados a desarrollar y usar energía nuclear con objetivos pacíficos”.

Sin embargo, Brasil y Turquía le han presentado a Obama una propuesta de mediación en el conflicto con Irán para evitar las eventuales sanciones. Los gobiernos de Brasilia y Ankara proponen que Irán envíe parte de su uranio levemente enriquecido a Turquía y que ese país lo intercambie por combustible nuclear que recibiría de los países occidentales y que luego mandaría a Teherán, según explicó un alto funcionario del ministerio de Asuntos Exteriores de Brasil.

En la reunión, que duró 15 minutos, el presidente estadounidense no se comprometió a posponer las sanciones que Estados Unidos impulsa en el Consejo de Seguridad de la ONU, reconoció el canciller brasileño Celso Amorim, quien destacó que al mismo tiempo Obama 'no ve ningún problema, ni nada negativo, en que se intente una solución negociada'.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, estaría dispuesto a respaldar sanciones “razonables” contra Irán, aseguró durante la entrevista que mantuvo con José Luis Rodríguez Zapatero, al margen de la cumbre nuclear. El jefe del Ejecutivo español afirmó por su parte que, si bien había que mantenerse firme ante el régimen de Teherán, en acuerdo con la postura de la Unión Europea, tampoco se podía acorralar a un país. Las sanciones, que ahora cuentan con el apoyo de China, se negociarán en la ONU en las próximas semanas. Deberían afectar lo relacionado con el armamento y los intereses económicos de la Guardia Republicana iraní, reforzando los mecanismos impuestos en resoluciones anteriores. Pero Medvédev subrayó que Irán no es Irak y que no se podía contemplar una acción armada internacional contra ese país. Durante el encuentro, el presidente ruso reconoció que en el plano bilateral había sido un año complejo, pero subrayó su interés por la reunión previa del comité intergubernamental para preparar la visita de trabajo que ambos líderes apalabraron para junio. Zapatero recalcó que Rusia “era un gran aliado para la UE” y apostó por estrechar lazos con Moscú. El presidente, que fue uno de los cinco mandatarios que habló durante la cena inaugural de la cumbre (junto con EEUU, Francia, Alemania y Japón), subrayó la importancia de la presencia de España en la cita de Washington. “España tiene un modelo bastante avanzado de control de las instalaciones nucleares y además es un país que goza de un avanzado modelo de política preventiva antiterrorista, donde se incluye también el terrorismo con uso medios destrucción masiva”, aseguró Zapatero.