Público
Público

Batalla campal entre manifestantes y Policía en Roma por el derecho a la vivienda

La protesta convocada por el Movimiento por la Vivienda ha terminado en duros enfrentamientos en los que se han lanzado piedras a los agentes que han respondido con gases y cargas en el centro de la ciudad.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El centro de Roma se ha convertido este miércoles en el escenario de duros enfrentamientos entre manifestantes y Policía durante una protesta por el derecho a la vivienda.

La manifestación, convocada por el Movimiento por la Vivienda, transcurría por la céntrica calle del Tritone hasta que se ha topado con un cordón de furgones policiales y decenas de agentes de los Carbinieri (policía militar italiana). La tensión se ha disparado y manifestantes y las fuerzas del orden han intercambiado piedras y gases lacrimógenos.

Uno de los furgones ha sido asaltado por un grupo de jóvenes, algunos encapuchados, quienes se han subido al vehículo y desde ahí han lanzado objetos para luego bajarse y zarandearlo.

Un blindado policial ha sido asaltado y zarandeado por un grupo de jóvenes

Algunos manifestantes usaron las banderas que portaban para agredir a los agentes, y los policías respondieron con sus porras, por lo que ha habido varios heridos leves, entre ellos un miembro de las fuerzas del orden.

La Cámara de los Diputados de Italia amaneció esta mañana con un cartel en el que se leía la palabra 'CASA' y varias banderas de los movimientos sociales Asia y USB, mientras que en la plaza ondeaba una gran bandera roja con la frase 'La casa se toma'.

Los enfrentamientos con las fuerzas del orden han estallado cuando estos grupos por el derecho a la vivienda se dirigían hacia la calle Stamperia, donde se está llevando a cabo una Conferencia Extraordinaria de la Asociación Nacional de Municipios Italianos, ANCI, en la que está presente el alcalde de Roma, Ignacio Marino.

Entre tanto, en la céntrica plaza Montecitorio, donde tiene la sede el Parlamento, continuaron pacíficamente congregados algunos centenares de manifestantes. La sede del Gobierno italiano, a pocos metros de allí, está fuertemente protegida por la Policía.

Estos disturbios se producen sólo dos semanas después de la convocatoria del pasado 19 de octubre, en la que se pedía menos austeridad y más políticas sociales y en la que también hubo enfrentamientos entre la policía y grupos antisistema.