Público
Público

Ben Alí está en coma tras sufrir un derrame cerebral

Fue ingresado de incógnito en un hospital de Arabia Saudí tras sufrir un accidente cerebrovascular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Familiares del derrocado dictador tunecino, Zine el Abidine Ben Alí, confirmaron que está en coma desde hace dos días en un hospital de Yeda (Arabia Saudí), tras sufrir un derrame cerebral un mes después de su huida de Túnez.

La noticia fue adelantada horas antes por el periodista francés Nicolas Beau, especialista en Túnez, quien reveló que Ben Alí fue ingresado de urgencia, bajo una identidad falsa por motivos de seguridad, en un hospital reservado a los príncipes saudíes y que su estado era 'inquietante'. Según Beau, la esposa del expresidente tunecino, Leila Trabelsi, 'ya no está a su lado'.

Poco después, la web informativa JSSNews verificaba esa revelación con un diplomático occidental en Oriente Próximo que afirmaba: 'Ben Alí entró en coma el 15 de febrero al final de la tarde. Por lo que sabemos, su estado es crítico, pero los mejores médicos del reino [saudí] han sido enviados urgentemente [a su hospital]. Creo que hasta médicos occidentales han sido también invitados a acudir a Yeda en avión lo más rápidamente posible. Casi toda la comunidad diplomática está al corriente. El nuevo presidente interino de Túnez también lo sabe y sigue los acontecimientos hora a hora'.

JSSNews precisó que Trabelsi ya no está con su marido en Arabia Saudí a causa de los problemas que le suponía en ese país su 'liberalismo exacerbado', de forma que tuvo que irse del reino wahabí y refugiarse en Libia, pues tiene excelentes relaciones con Muamar el Gadafi, o en Emiratos Árabes Unidos, según otras fuentes.

También la salud del otro dictador árabe derrocado recientemente, el egipcio Hosni Mubarak, parece estar muy deteriorada porque, según el embajador de Egipto en Washington, sufre una grave depresión y se niega a tomar los medicamentos para tratar el cáncer que padece.

Mubarak está en su palacio de Sharm el Sheij y la prensa egipcia afirma que 'se está dejando morir' tras verse obligado a dimitir por la revuelta popular.