Publicado: 13.08.2014 17:49 |Actualizado: 13.08.2014 17:49

Berlín conmemora el inicio del levantamiento del Muro que la dividió 28 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La capital de Alemania conmemora este miércoles el 53 aniversario del inicio del levantamiento del Muro de Berlín, el conocido como muro de la vergüenza, que dividió la ciudad en dos durante más de 28 años.

El 13 de agosto de 1961 comenzaban, por orden del presidente de la República Democrática Alemana (RDA), Walter Ulbricht, las obras del bautizado como Muro de Protección Antifascista, que separaría el Berlín comunista de las zonas controladas por la República Federal de Alemania (RFA), aliada de las potencias occidentales.

"Nadie tiene la intención de levantar un muro", había afirmado el jefe de Estado de la RDA en junio de 1961, pocas semanas antes de que los trabajadores comenzaran a colocar las primeras alambradas y cavar zanjas bajo la atenta mirada de los soldados del país comunista.

Durante las casi tres décadas de su existencia, el muro, que se prolongó 43 kilómetros por la ciudad y un total de 165,7 kilómetros por toda Alemania, se cobró la vida de al menos 138 personas que trataron de cruzarlo para escapar hacia la zona occidental.

La primera víctima de la también conocida como franja de la muerte fue Ida Siekmann, quien falleció el 22 de agosto de 1961 al tratar de cruzar la barrera saltando desde un tercer piso, mientras que el último fue el camarero de 20 años Chris Gueffroy, que murió el 6 de febrero de 1989, cuando intentaba huir de la RDA pero fue interceptado y fusilado.

El 9 de noviembre de ese mismo año los berlineses empezaron a atravesar el muro en masa y a derribarlo con las herramientas que tenían a mano después de que el miembro del Politbüro de la RDA Günter Schabowski leyese sorpresivamente ante la prensa el comunicado por el cual las fronteras quedaban abiertas, el principio del fin del bloque comunista.

Hoy el alcalde de la ciudad, el socialdemócrata Klaus Wowereit, colocó un ramo de flores en el monumento en recuerdo a las víctimas del muro en un acto en el que los representantes políticos berlineses recordaron la importancia de defender la libertad y la democracia.

Wowereit expresó a través de un comunicado que el deber de recordar el muro y a sus víctimas sigue siendo una tarea para los alemanes y que no deben caer en el olvido.

Según una encuesta, cuyos resultados fueron publicados la semana pasada, aproximadamente la mitad de los alemanes no recuerda la fecha exacta de la construcción del Muro de Berlín.

De acuerdo con el sondeo realizado por el instituto demoscópico Infratest, apenas la mitad de los consultados supieron dar la respuesta correcta a la pregunta de con qué relacionaban esa fecha de agosto.

Las respuestas erróneas se decantaron hacia la llamada crisis de los misiles de Cuba -en 1962-, la dimisión del primer canciller de la República Federal de Alemania (RFA), Konrad Adenauer -en 1963-, o el viaje espacial del cosmonauta ruso Yuri Gagarin -en 1961-.

Algo menos de un 50% supo relacionarla con la mañana en que la ciudad despertó atravesada por kilómetros de zanjas y alambradas.

Entre los menores de 30 años, apenas un 32% dio la respuesta correcta a la consulta, realizada por encargo de la Fundación para el Estudio de la Dictadura de la RDA.

En la conciencia alemana, la fecha del inicio de las construcciones se encuentra oscurecida por la de la caída del Muro, ocurrida el 9 de noviembre de 1989 y de la que este año se cumple el 25 aniversario.

A pesar del tiempo transcurrido, la canciller alemana, Angela Merkel, estimó, en una entrevista difundida hoy por el diario regional Sächsische Zeitung, que el nivel de las jubilaciones del este del país -antiguo territorio comunista- no será equiparado con el del oeste antes de 2020.

La canciller anunció que en 2017, hacia el fin de la presente legislatura, se aprobará por ley un calendario destinado a lograr esa equiparación plena entre las jubilaciones del este y del oeste.

Casi veinticinco años después de la caída del Muro de Berlín el nivel de las pensiones del antiguo territorio germano-oriental está en el 92% respecto a las del resto de país.