Publicado: 23.08.2015 21:58 |Actualizado: 24.08.2015 09:22

Berlín ve en la crisis de los refugiados su mayor reto desde la reunificación

Más de 250 refugiados procedentes de Macedonia cruzan cada hora la frontera con Serbia rumbo a Alemania y Suecia. Este lunes Merkel y Hollande tratarán el tema.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Un niño sirio herido en las cargas policiales contra los refugiados que tratan de cruzar la frontera entre Grecia y Macedonia.- REUTERS/Ognen Teofilovski

Un niño sirio herido en las cargas policiales contra los refugiados que tratan de cruzar la frontera entre Grecia y Macedonia.- REUTERS/Ognen Teofilovski

ZAGREB.- El vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, cree que la llegada de miles de refugiados que está recibiendo su país es "el mayor reto desde la reunificación" y que el Estado debe actuar "con toda la dureza" contra los neonazis que atacan centros de acogida. (FOTOGALERÍA DEL DRAMA HUMANITARIO: golpeados al cruzar la frontera)

En una entrevista con la televisión pública "ARD" difundida hoy, el también ministro de Economía y líder del Partido Socialdemócrata (SPD) asumió que Alemania "deberá cambiar dramáticamente" su política de refugiados para estar a la altura de las circunstancias.




El Gobierno alemán elevó esta semana a 800.000 el número de peticionarios de asilo que espera recibir este año, una cifra casi cuatro veces mayor que la de 2014.

"El mero número de los que están viniendo, nos va a obligar a hacer mucho más", indicó a este respecto, para señalar que Berlín debería ayudar a los municipios y Länder en esta cuestión con 3.000 millones de euros mejor que con los 2.000 millones que se han propuesto.

Los incidentes violentos xenófobos se multiplican en las últimas semanas en Alemania conforme se dispara la cifra de refugiados 

Sus declaraciones se difunden tras dos noches consecutivas de enfrentamientos en los alrededores de un centro de refugiados de Hidenau (este de Alemania) entre policías y manifestantes neonazis.

Los incidentes violentos en torno a los centros de acogida de peticionarios de asilo se están multiplicando en las últimas semanas en Alemania conforme se dispara la cifra de refugiados que entran en el país.

En los seis primeros meses del año se produjeron unos 200 actos contra estos centros, según las cifras del Ministerio del Interior, que incluyen desde la diseminación de propaganda xenófoba a los ataques incendiarios.

Cumbre entre Merkel y Hollande

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, se reúnen este lunes para tratar las cuotas de inmigrantes que podría aceptar cada país miembro de la UE. La información procede del ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius.

El pasado mes de junio los países miembros de la UE rechazaron la propuesta del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de fijar unas cuotas para la acogida de refugiados e inmigrantes.

Prosigue la llegada de refugiados


Entre 6.000 y 8.000 refugiados ha llegado en las últimas 24 horas a la localidad serbia de Presevo, a 8 kilómetros de la frontera con Macedonia, una cifra que va en aumento, según datos de la Cruz Roja local. No muy lejos de allí y aún más cerca de la frontera, en Miratovac, el Gobierno serbio ha establecido un centro de acogida para las más de 5.000 personas que también han llegado a este pueblo en los últimos días.

"Nos hemos visto obligados a crear aquí un nuevo centro de refugiados, además del de Presevo. Aquí hay más de 5.000. Estimamos que también en los días venideros los refugiados seguirán llegando con igual intensidad", dijo el ministro serbio de Defensa, Bratislav Gasic, al visitar hoy el lugar. Esta situación representa para Serbia un pico de entradas dentro de un flujo continuo de refugiados que, en su gran mayoría, llega al país balcánico con intención de cruzarlo hacia destinos del norte y el centro de Europa.

Destino a Alemania y Suecia

"La gran mayoría de los refugiados tiene la intención solo de transitar por Serbia. Su destino es Alemania y Suecia, sobre todo, según afirman, donde tienen ya sus comunidades, parientes y amigos", explicó a Efe Mirjana Milenkovski, portavoz de la sección serbia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El ministro serbio de Trabajo, Empleo y Asuntos Sociales, Aleksandar Vulin, dijo a la cadena de televisión pública RTS que unas 2.000 personas transitan diariamente por el país y que Belgrado espera ayuda de la Unión Europea (UE) ante esta situación.

Desde el 1 de enero de este año, ACNUR estima que han entrado en el país unas 180.000 personas, sólo la mitad de las cuales lo ha hecho oficialmente.

Aunque todas aseguran al entrar que pedirán asilo en Serbia, luego el número real de solicitudes desmiente esa intención.

"Del total de 66.428 personas que hasta el 31 de julio entraron oficialmente en Serbia, todas han declarado que tienen la intención de pedir asilo, pero en realidad hasta la fecha lo han hecho solo 484 de ellas", indicó Milenkovski.

En realidad el flujo se dirige hacia Hungría, otro país de tránsito cuyo Gobierno mantiene una actitud hostil hacia los inmigrantes.

El primer ministro húngaro, Víctor Orban, aseguró recientemente que espera que a finales de agosto ya esté terminada la valla de 4 metros de altura que se extenderá a lo largo de los 175 kilómetros de frontera con Serbia, por donde se cree que entran a diario unas 1.500 personas.