Público
Público

Bielorrusia amenaza con cerrar el grifo del gas a la Unión Europea

Lo hace como represalia después de que Rusia empezara ayer a reducir su suministro por una supuesta deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Todo indica a que puede iniciarse una nueva guerra del gas entre los países del Este de Europa. Gazprom, la empresa gasística rusa empezó a reducir el suministro de gas a Bielorrusia ayer reclamando una supuesta deuda de 200 millones de dólares. El flujo de gas al país descendió hoy un 60% y el Gobierno ruso piensa reducirlo un 85% en los próximos días. Minsk ha contestado cerrando el paso a la Unión Europea del gas ruso y el presidente Alexander Lukashenko asegura que es Rusia la que les debe dinero por permitir el tránsito del combustible por su país.

Un enfurecido Lukashenko, acusó esta mañana a Rusia desde Minsk de inventarse la deuda: 'No le debemos nada a Gazprom. En todo caso ellos nos deben 260 millones de dólares por el tránsito', dijo.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, dijo ayer que Gazprom sólo aceptaría dinero a cambio del gas, 'no pueden pagar ni con mantequilla, ni pasteles, ni tarta de queso ni tortitas' dijo Medvédev en tono sarcástico, algo que no sentó nada bien a Lukashenko.'Cuando tratan de insultarnos con la mantequilla y las trortitas, lo tomamos como un insulto a todos los bielorrusos', dijo.

Y Moscú tuvo esta mañana su respuesta. Después de reunirse con el ministro ruso de exteriores, Sergei Lavrov, el presidente bielorruso ordenó 'al Gobierno cerrar el suministro hasta que Gazprom nos pague por dejarle transportar el gas por nuestro país'.

La situación no sería preocupante de no ser porque una cuarta parte del gas consumido por los países de la UE procede de los gaseouductos rusos. El peor caso es el de Lituania, que depende completamente del gas que le llega desde Bielorrusia. 

La Unión Europea dijo hoy que de momento no había señales de ningún tipo de corte en el suministro de gas. El conflicto parece bastante menor que el protagonizado con Ucrania en el invierno de 2009 y la UE ahora mismo prefiere centrarse en sus problemas ecnómicos, confiando que Rusia y Bielorrusia arreglen sus problemas internos entre ellos.