Público
Público

Bin Laden se esconde entre cojines

Un oficial de la OTAN asegura que el terrorista, cobijado por Pakistán, se refugia en casas y no en una cueva como se había mitificado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Osama bin Laden y su lugarteniente Ayman al-Zawahir permanecen en paradero desconocido pero más cómodos de lo que se pensaba. El terrorista más buscado del planeta se encuentra escondido al noroeste de Pakistán, según un oficial de la OTAN citado por la cadena estadounidense CNN, que niega que ningún miembro de Al Qaeda esté 'viviendo en una cueva', como se podría pensar. 

Según esta fuente, que no ha querido identificarse, el líder de Al Qaeda estaría viviendo en una casa con relativo confort y protegido por población civil por miembros del servicio de inteligencia paquistaní. Precisamente, las autoridades del país asiático han negado sistemáticamente estar dando protección a miembros de Al Qaeda. 

El oficial afirma que la región por la que se ha venido moviendo Bin Laden abarca desde el área montañosa de Chitral, cercano a la frontera con China, hasta el valle de Kurram, que linda con la región afgana de Tora Bora, uno de los enclaves fuertes de los talibanes durante la invasión estadounidense en 2001. De hecho, a esta última zona se piensa que el líder de Al Qaeda escapó durante un bombardeo a finales de ese año. 

Junto a Bin Laden se encontraría su número dos, Aymán al Zawahiri, que podría estar en una vivienda cercana a la del líder del grupo terrorista.  La fuente citada por la CNN también asegura que el Mullah Omar, líder de los talibanes, se ha estado moviendo entre las ciudades de Quetta y Karachi en Pakistán durante los últimos meses. 

La OTAN tiene desplegados en Afganistán 11.819 militares de 47 países que forman parte de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF). En materia de seguridad, el oficial señaló que, aunque ha habido progresos, una evaluación interna apunta que a lo largo de la frontera entre Afganistán y Pakistán hay entre medio millón y un millón de hombres de entre 15 y 25 años dispuestos a luchar.

A pesar de los ataques militares, 'cada año la insurgencia puede generar más mano de obra' señaló el oficial. La estrategia global, explicó, es aumentar los ataques aéreos y terrestres para aumentar la presión sobre los talibanes y los grupos insurgentes para que entablen negociaciones con el gobierno afgano actual.